Microsoft está «orgullosa» y dispuesta a jugársela con Windows 7


windows 7

El gigante de Redmond, y el conjunto del sector, se juega mucho con Windows 7. La firma de consultoría IDC dio a conocer el lunes un estudio en el que señaló que Windows 7 supone una oportunidad de negocio para el sector tecnológico de unos 320.000 millones de dólares en hardware, software y servicios asociados.

Los principales ejecutivos de Microsoft se mostraron orgullosos del nuevo sistema operativo Windows7, que sera lanzado el 22 de octubre.

Durante la Conferencia Mundial de Socios, que termina hoy en Nueva Orleans, los ejecutivos de Microsoft expresaron su convencimiento de que los problemas que plagaron los primeros pasos de Windows Vista han sido solucionados.

El consejero delegado de Microsoft, Steve Ballmer, está convencido que la actual crisis económica es una gran oportunidad para el sector de información y tecnología (IT), en general, y para Microsoft en particular.

«La mejor forma de productividad es innovación. Irónicamente, eso significa que hoy en día hay más valor en IT como negocio que nunca en el pasado. ¿Qué industria va a producir esa innovación? Ésta», dijo Ballmer durante el discurso que pronunció el martes en la Conferencia Mundial de Socios.

DISTRIBUCIÓN ENTRE FABRICANTES DE PC

Para Microsoft Windows 7 es tan bueno y va a interesar tanto a los consumidores que ha sincronizado su lanzamiento con la apertura de tiendas que competirán con las de Apple. El anuncio lo realizó ayer el director de operaciones de Microsoft, Kevin Turner, durante la misma Conferencia.

De momento, el sistema operativo está empezando a ser distribuido entre los fabricantes de sistemas (como Dell, HP, Asus o Acer) para su instalación en PC.

Mike Nash, vicepresidente de Gestión de Windows, resumió durante una entrevista con Efe en la Conferencia Mundial de Socios la satisfacción de la empresa con los resultados obtenidos con las versiones beta y candidata a comercialización (RC).

«Estoy bastante orgulloso de Windows 7», afirmó Nash sin dudar un sólo segundo.

Nash explicó que la diferencia entre Vista y 7 «fue comprender lo que necesitaban los clientes y los socios, asegurarnos que las aplicaciones de Vista y XP funcionen en Windows 7. Es en eso en lo que nos estamos concentrando».

ERRORES DE VISTA

A pesar de que Microsoft insiste en que los estudios que ha realizado señalan que la mala prensa que tuvo Vista al principio de su lanzamiento no se corresponde con la experiencia real de los usuarios con el sistema operativo, la empresa reconoce que cometió errores, principalmente en cuestiones de compatibilidad.

«Ahora tenemos dos definiciones» explicó Nash. «La primera es que una aplicación es compatible cuando quien la ha desarrollado dice que es compatible. La segunda es que hay veces que una aplicación muy vieja de XP no va a funcionar en Windows 7. Nuestro trabajo es asegurarnos que hay una nueva versión de esa aplicación, o una actualización, que funciona con 7».

El resultado del trabajo realizado es que Microsoft asegura que los sistemas equipados con Windows 7 funcionan igual o mejor que los que tenían Vista hasta el punto que la nueva familia de microportátiles, los «netbooks«, pueden ejecutar Windows 7 cuando nunca pudieron hacerlo con Vista.

Como ejemplo Nash pone el caso en su hogar, donde todos los ordenadores menos uno están funcionando desde hace meses con las versiones beta y RC de 7 «a pesar de que mi mujer tiene una política muy estricta con respecto a no instalar en casa versiones que no son finales«. La clave de que su mujer haya cambiado de opinión, dice Nash, es la «simplicidad» para el usuario.

«En conjunto, lo mejor de Windows 7 es su simplicidad. Windows 7 simplifica los PC. Las respuestas que hemos tenido sobre su simplicidad son extremadamente positivas. Y mi mujer no puede volver ahora a Vista», afirmó.

[tags]Microsoft,Windows,Windows 7[/tags]