Microsoft no quiere luchar en guerras de patentes


patentes

Microsoft ha publicado una declaración en la que asegura que no requerirá la paralización de productos que utilicen patentes de su cartera consideradas fundamentales para el desarrollo de la industria. Con la declaración la compañía se ha desmarcado de las acciones legales que otras empresas como Apple, Samsung, Motorola o HTC han emprendido.

En 2011 se desató una guerra de patentes sin precedentes. En otras ocasiones ha habido conflictos por propiedad de tecnologías entre empresas, pero en 2011 se dio inicio a una batalla legal que afectaba directamente a los consumidores. Las empresas han solicitado la paralización de la distribución de productos de la competencia amparadas en la vulneración de patentes, consiguiendo alterar el mercado y la evolución.

Este conflicto ha venido motivado por la extrema competitividad del mercado móvil, donde las compañías luchan por consolidarse de forma encarnizada. El caso más conocido es el de Apple y Samsung, que han intercambiado demandas con órdenes de paralización de ventas incluidas. El pulso legal ha sido tal que las autoridades europeas han decidido investigar si algunas de estas empresas, con sus acciones, han incurrido en algún delito.

En concreto, el delito que podrían haber cometido es faltar a la promesa de contribuir al progreso de la industria con sus patentes. Básicamente, empresas como Samsung se habían comprometido a facilitar el acceso a sus patentes, a las consideradas como esenciales para la evolución, para permitir el crecimiento del sector. Sin embargo, con los pulsos legales esas intenciones pueden no haberse cumplido, lo que frenaría el desarrollo.

En medio de esa vorágine de competitividad y reclamaciones, una de las compañías más importantes del sector ha decidido comunicar de forma oficial su postura. Microsoft ha publicado un comunicado en el que asegura que se compromete a facilitar sus patentes más importantes para el sector a las empresas que puedan necesitarlas.

«Microsoft siempre se ha cumplido las promesas que ha hecho a las organizaciones de estándares para que sus patentes esenciales estén disponibles en condiciones justas, razonables y no discriminatorios», ha explicado la compañía. De esta forma, Microsoft se desmarca de su intención de participar en la guerra de patentes que mantienen otras compañías y promete seguir facilitando el acceso a sus materiales.

La compañía ha destacado la importancia de esta decisión y ha asegurado que es beneficia a la industria y a los usuarios. «Los consumidores y la industria entera se verán afectados si, haciendo caso omiso a las promesas, las empresas tratan de impedir que otros distribuyan sus productos utilizando patentes esenciales para los estándares», ha comentado Microsoft.

Con esta filosofía como guía, Microsoft ha incidido en que la compañía «no va a solicitar un mandamiento judicial ni orden de exclusión en contra de ninguna empresas que use sus patentes fundamentales». Esta declaración de intenciones deja clara la postura de la compañía, que ofrece al resto de empresas el acceso a sus contenidos imprescindibles para la evolución de la industria.

Por último, Microsoft ha confirmado que no exigirá a otras empresas acceso a sus patentes esenciales a cambio de ceder las propias. En este sentido, la compañía ha asegurado que por su parte, solamente utilizará las patentes para las que le hayan dado autorización, independientemente de que la empresa propietaria haya utilizado patentes de Microsoft.

[tags]microsoft,patentes[/tags]