Microsoft se plantea cómo será el futuro de la informática después de la «era Windows»


Midori es un sistema operativo experimental de la compañía de Redmond preparado para substituir a Windows y para lidiar con un entorno hiperconectado.

Guillem Alsina ([email protected]) – En un sector que es el paradigma de la evolución tecnológica cómo es el de la informática, las empresas deben estar dos pasos por delante de lo que se está viendo en el mercado actualmente, y más aún el líder si quiere seguir siéndolo. En nuestro caso, el líder es Microsoft, y aunque ya está trabajando activamente en Windows 7 (el sucesor de Windows Vista), del cual se han hecho públicos algunos detalles[1], también se empieza a preguntar qué es lo que va a pasar en el futuro e incluso si en él no va a haber espacio para su sistema operativo estrella, Windows.

Mucho se ha hablado sobre cómo será la informática del futuro, y no pocas voces afirman que el rol del sistema operativo cambiará y perderá peso específico en favor de los servicios en línea, una transición que ya habríamos empezado a vivir según estas opiniones. En esta visión del futuro (mayoritaria entre la comunidad informática aunque varía el entusiasmo con el que se abraza), la importancia la tiene el navegador web, pues las aplicaciones van a pasar de estar instaladas en la máquina local a ser un servicio de alquiler cuyo coste podría llegar a ser cero si el modelo de visionado de publicidad para poder utilizar el servicio evoluciona favorablemente.

Ya estamos viendo algunos ejemplos del éxito de este modelo y su rápida adopción cómo las Google Apps de la famosa compañía del buscador, que proporcionan aplicaciones de procesamiento de textos, hoja de cálculo o presentaciones accesibles desde Internet a través de un navegador web. En este panorama, un usuario cualquiera no sabe exactamente donde residen las aplicaciones ni los datos, a diferencia del modelo clásico en el que podía saber perfectamente donde estaba todo. Por eso se lo conoce cómo «cloud computing» o «computación de nube», ya que las aplicaciones y los datos «residen» en una especie de nube de computadoras interconectadas que es Internet, y al usuario le da igual su localización física mientras tenga acceso a ellas y estén seguras.

Pese a que en este modelo el sistema operativo perderá su papel central, continuaremos necesitando algún tipo de software (con sus correspondientes servicios de mantenimiento y otros) que cumpla la misma función de permitirnos arrancar nuestra computadora, ejecutar el navegador y conectarnos a Internet. Eso es precisamente lo que está estudiando Microsoft, este futuro modelo a seguir por parte de su línea de sistemas operativos, y la primera y temprana respuesta que da es Midori, un nombre de clara inspiración japonesa.

Midori está en una fase muy temprana de desarrollo, de hecho en Internet se habla aún de investigación, pues dicho sistema se basa en otro proyecto de los laboratorios de I+D de la compañía de Redmond, Singularity, un sistema operativo que tiene una nueva arquitectura distinta de la de Windows y que se emplea para experimentar nuevas técnicas de programación y tecnologías.

Además de enfrentarse a los nuevos retos de la era de las comunicaciones omnipresentes, Midori debe poder guardar -por lo menos en sus primeras iteraciones- cierta compatibilidad con las aplicaciones de Windows para facilitar una transición suave y no suponer una rotura total con el pasado. Es algo cómo lo que se ha hecho desde Apple en las distintas migraciones de arquitectura hardware que ha protagonizado la compañía de Cupertino.

Para ello, y al menos en las primeras muestras de este nuevo sistema, Midori puede ejecutarse nativamente en una computadora, cómo sistema virtualizado en el software de virtualización de Microsoft, y cómo proceso de Windows al lado de todo el resto de aplicaciones cómo pueden ser el navegador Internet Explorer o el procesador de textos Word.

Microsoft no ha hablado de él oficialmente aún, pero algunos de sus ingenieros sí han hecho referencias al proyecto que han empezado a correr cómo la pólvora por Internet.

Midori será un sistema operativo altamente modular, que echará mano de las técnicas de virtualización para ejecutar diferentes instancias de sí mismo de forma segura (si un virus u otro malware ataca a una instancia virtualizada, este ataque no afectará al resto de instancias en ejecución), y que deberá enfrentar diversos retos conceptuales cómo por ejemplo la forma de tratar los sistemas de almacenamiento (recordemos que tendremos la posibilidad de guardar nuestros datos en un servidor remoto ubicado en Internet).

No hay fechas de entrega o lanzamiento de Midori; al tratarse de un sistema operativo experimental, puede ser evolucionado hacia un producto de mercado o bien abandonado en favor de otra nueva iniciativa, aunque algunas personas vinculadas al proyecto ya han afirmado que está más cerca de la división comercial de la compañía que de la división de investigación.

[tags]Windows, Microsoft, Midori[/tags]