Migrar de Vista a Windows 8, un ¡Horror!


horrorTienes un PC con Windows XP o Vista?, en este caso migrar a Windows 8 puede convertirse en un suplico. Quien avisa no es traidor.

Windows 8 aporta una nueva experiencia a los usuarios, no solamente en cuanto a diseño sino también en la manera que interactuamos con nuestros dispositivos. La potente interfaz Metro nos aporta una nueva manera de navegar por el equipo y ejecutar aplicaciones que seguramente seducirá de inmediato a una gran mayoría de usuarios aunque otros sigan prefiriendo una manera más clásica y basada en la ya larga historia de Windows que se inició en 1995.

Pero, sin embargo, lo que más satisfacer a los usuarios es el desempeño que esta versión logra del equipo. Más ágil, intuitivo y con aplicaciones que se abren de manera rápida sin las largas esperas a que nos tenían acostumbradas en Vista o en las primeras versiones de XP, luego mejoradas de tal manera que para muchos la llegaron a convertir en la mejor version de la historia.

Estas son un resumen de la grandes ventajas que aporta Windows 8, aunque para los usuarios de Windows 8 y XP presenta una serie de inconvenientes que convierten la migración en un autentico suplicio.

De entrada Microsoft nos advierte que cuando actualizamos de esas versiones solamente mantendrá algunos parámetros personales. En realidad,  esta advertencia lo dice todo aunque se deja en el tintero explicar que eso supondrá reinstalar de nuevo todas las aplicaciones que tuviéramos en nuestro equipo y lo más grave, si en alguna de ellas hubiéramos dedicado un largo tiempo para personalizar todo ese trabajo lo perderemos.

Una vez instalado Windows 8 y después de una rápida vuelta por el sistema descubriremos que nuestro Office ha "desaparecido" como otras aplicaciones que teníamos instaladas.

Windows 8 ha movido todas esas herramientas, como también el antiguo Windows, a un directorio llamado "windows.old". Para ejecutar alguna de ellas bastará con acceder al directorio, buscar el ejecutable y darle un click. De inmediato nos saldrá una ventana que facilitará la tarea de que esta funcione con la versión actual de Windows, aunque en un elevado porcentaje de ocasiones, nos veremos obligados a reinstalarlas de nuevo para conseguir un mejor resultado.

Office

Quizás para la mayoría de los usuarios el mayor inconveniente sea reinstalar de nuevo toda esa suite ofimática. Inexplicablemente Microsoft no la reconoce y obliga a reinstalarla y registrarla de nuevo, por lo que todos aquellos que tengan una versión pirata.... lo tienen claro. No tengo ninguna duda de que ese es el motivo que ha llevado a Microsoft a proceder de esa manera.  Para los que lo tengamos legal, deberás encontrar el DVD original, reintroducir las claves y someterte de nuevo a la activación en línea.

Por supuesto, en todo este proceso habrán desaparecido las plantillas que creamos, personalizaciones, etc.... deberás buscarlas por el directorio "windows.old" para encontrarlas y guardarlas en un nuevo lugar.

Adobe

Por supuesto no es la única aplicación que deberás reinstalar. Programas muy usados como Acrobat Professional o el Photoshop se encuentran en la misma situación, con todas las librerías de efectos, texturas, etc.... que en nuestro andar profesional hayamos ido acumulando.

Y mis fuentes, donde están?

Otro problema que seguramente te vas a encontrar será con las fuentes instaladas en tu antiguo Windows. Estas ya no están, por lo que deberás proceder a instalarlas de nuevo.

Compatibilidad.

Con Windows 8, Microsoft rompe con la larga tradición de la compatibilidad descendente que era un valor añadido del sistema operativo. Reinstalar de nuevo todas las aplicaciones es un trabajo fatigoso y nada agradable, como también recuperar las antiguas personalizaciones.

Es cierto que al proceder de esta manera, Microsoft se asegura que el nuevo Windows corra más rápidamente eliminando antiguos registros, aplicaciones obsoletas e instalaciones inútiles... pero seguramente hubiera sido más fácil para el usuario que se hubiera pensado incluir una herramienta de migración de aplicaciones que se ejecutará una vez finalizada la instalación compatibilizando su funcionamiento con el nuevo Windows.

En cuanto a los usuarios de algunos portátiles, el problema es mucho más serio. Lamentablemente marcas como Dell y otras asignan un espacio muy pequeño al disco C que prácticamente queda completo al cabo de unos meses de utilización del equipo. Al intentar instalar en este tipo de portátiles te encontrarás con un aviso que te indicará que no hay suficiente espacio para instalarlo por lo que te quedarás sin la posibilidad de contar con el nuevo Windows a no ser que elijas eliminar la versión anterior.