Nintendo "prohíbe" a comerciantes europeos vender accesorios "piratas"


Líder en videoconsolas portátiles con la DS y de sobremesa con la Wii busca frenar la importación masiva de dispositivos y accesorios que no estén autorizados por el fabricante.

Bajo la excusa de frenar la "piratería", Nintendo ha lanzado una ofensiva en Europa en contra de la importación de productos asiáticos que no cuenten con licencia del fabricante.

La batalla de Nintendo se inició en Hong Kong. Allí Nintendo demandó a fabricantes locales que elaboran cartuchos vírgenes para la Nintendo DS y minidiscos para la Wii. Los fabricantes consiguieron una primera victoria al evitar que la justicia aceptará las medidas cautelares que pedía Nintendo pero uno de los más grandes ya ha anunciado sus intenciones de cesar la producción de estos dispositivos a partir del primer trimestre del 2008.

Este fabricante que mueve unos 20 millones de euros al año fabricando y distribuyendo accesorios para consolas y PCs, justifica su decisión en los problemas que podría causar para su imagen una batalla legal con Nintendo.

Aunque en España estos productos apenas se venden en tiendas no sucede lo mismo en Francia donde es fácil encontrarlo en tiendas de videojuegos, bazares y por supuesto en comercios online.

Precisamente para Nintendo esta victoria es clave ya que evitará la importación masiva de estos dispositivos a Europa.

Nintendo intentó que la justicia prohibiera los cartuchos vírgenes y los miniCDs aunque desistió ante las dificultades legales que esa batalla presentaba.

La compañía japonesa argumenta que los usuarios descargan los videojuegos de la red y luego los graban en estos soportes lo que produce unas perdidas importantes para la compañía.

Sin embargo, Nintendo se enfrenta a la dificultad de catalogar el "soporte" como un producto pirata ya que estos también son utilizados por los desarrolladores en su trabajo.

Intimidar

Algunas fuentes apuntan a que la batalla de Nintendo va más allá de estos simples cartuchos vírgenes. El fabricante desea limitar el mercado paralelo de videojuegos y accesorios.

Un buen número de videojuegos llegan directamente de Asia y son distribuidos en bazares sorteando los canales "legales" de importación. También Nintendo alerta sobre aquellos accesorios "made in China", "Taiwan" o "Hong Kong" que se venden en tiendas y que llevan el logo de sus consolas sin que hayan pagado por la licencia.

Las mismas fuentes explican que Nintendo estaría presionando a comerciantes para que dejasen de vender estos productos so pena de no recibir productos por los canales habituales. Es decir, si venden algunos productos "piratas" no se les venderá ni consolas ni videojuegos. Esta información que no ha podida ser confirmada indicaría la preocupación del fabricante por el bajo porcentaje de ventas de software o periféricos en relación al número de consolas vendidas.

Las fuentes recuerdan que una de las claves de la industria del videojuegos es vender las consolas lo más barato posible contando con recuperar el dinero con la venta de dispositivos y videojuegos. Si las ventas de estos productos son menores a las esperadas el negocio puede volverse en ruinoso.

[tags]Nintendo[/tags]