Nokia se enfrenta a un futuro muy díficil


Durante años ha sido el líder mundial en la telefonía móvil. Se impuso en su momento a Ericsson y Motorola, arrebatándoles el liderazgo en el mercado pero la llegada de iPhone y Android y más principalmente su debilidad en el mercado estadounidense ha generando una gran crisis en la compañía y también sobre su futuro entre los inversores...

Angel Cortés -Los hechos son suficientes reveladores. Por primera vez en su historia Nokia ha caído por debajo del 30% en cuota mundial de mercado. Hace apenas un año, por estas mismas fechas rozaba el 37% y hace dos años un 45% pero la llegada de nuevos competidores está pasando factura.

Por una parte, los nuevos competidores que llegan desde los EEUU, un país que durante años estuvo a años luz de los avances europeos en telefonía móvil liderados por Nokia.

Como reconoce el nuevo presidente de la compañía, Stephen Elop, Apple "modificó el mercado" y Android se convirtió en "una fuerza de gravedad" en la telefonía móvil.

Por otra parte, el impulso de los fabricantes chinos capaces de desarrollar teléfonos con buenas prestaciones a precios muy económicos. Las operadoras han encontrado en estos fabricantes sus grandes aliados para seguir manteniendo sus estrategias de terminales subvencionados con unos precios de coste mucho más baratos que los que ofertaban los grandes del mercado.

Las culpas también están en la casa

Si bien es cierto que las condiciones no eran las más propicias... tampoco Nokia ha sabido contrarrestar eficazmente esta situación negativa. La compañía se embarcó en una serie de estrategias totalmente confusas mientras relegaba el desarrollo de nuevos modelos capaces de competir con el iPhone y de un sistema operativo preparado para los nuevos tiempos.

La palabra de moda en esa época eran servicios, servicios y servicios copiando el modelo de iTunes y de la App Store de Apple.

Su última gran apuesta fue Maemo, abandonado para asociarse con Intel para desarrollar conjuntamente MeeGo, un sistema operativo que fue presentado en el MWC 2010 y del que existen grandes dudas sobre su futuro.

El propio presidente de la compañía, reconocía a sus empleados en un comunicado interno que la empresa "está en llamas", que los productos "no llegan a los mercados lo suficientemente rápido" y que Symbian "no es competitivo" en los mercados desarrollados.

En el mensaje, Elop pidió el apoyo de los empleados para afrontar el "enorme esfuerzo" que se debe cumplir para "transformar la empresa" y hacerla más competitiva.

Un fin de semana clave para Nokia.

Este viernes, el ejecutivo desgranará sus recetas ante un selecto grupo de analistas e inversionistas. Gran parte del futuro de la compañía dependerá de que sus remedios sean lo suficientemente convincentes ya que dos días después deberá afrontar otro examen, en esta ocasión de la prensa especializada y de los compradores que acudirán al MWC 2011.

Existe una gran expectativa sobre los anuncios de Elop y la industria espera ante todo una estrategia clara y firme de cara al futuro. En pocas palabras saber a dónde quiere ir Nokia y conque instrumentos se dotará para abordar ese futuro.

[tags]Nokia[/tags]