Novell reclama 30 millones de dólares a SCO y pide a la justicia que levante suspensión de pagos.


El largo conflicto legal y mediático entre Novell y SCO parece no tener fin. Ahora Novell pide a la justicia que levante la protección contra la bancarrota a la que se acogió SCO.

En un documento entregado a la justicia Novell pide que SCO cumpla con sus obligaciones y le entregue el 95% de los ingresos generados vendiendo licencias UNIX. Novell reveló que estas suman unos 30 millones, 25 de los cuales se deben a contratos firmados con Microsoft e IBM.

SCO se refugia en la ley de protección contra la bancarrota para no pagar a Novell. Sin embargo, este insiste en que la historia ha demostrado que los únicos ingresos que percibe SCO se derivan de la venta de licencias de una propiedad que un juez federal determino que es propiedad de Novell.

Novell teme que la compañía siga ingresando ese dinero y aproveche la situación para reorganizarse enfocándose al desarrollo de una nueva versión de Unix y en su plataforma SCO Mobile Server.

SCO ha propuesto a Novell reconvertir esa cifra en deuda a largo plazo lo que la compañía se ha negado en absoluto