Oculus compra la empresa creadora de los controles de la consola Xbox 360


aereo

La compañía detrás de los lentes de realidad virtual Oculus Rift y filial de Facebook anunció la adquisición de Carbon Design, fabricantes también de la primera versión de Kinect para Microsoft.

La empresa especializada en realidad virtual Oculus VR, una de las más avanzadas del sector, anunció este martes el acuerdo para la compra de Carbon Design, la compañía estadounidense responsable del diseño del control de la popular consola Xbox 360.

Oculus, propiedad de Facebook y cuyos lentes de realidad virtual, las Oculus Rift, están llamadas a revolucionar el mundo de los videojuegos en los próximos años, da con esta adquisición un paso en firme para el desarrollo de esta nueva modalidad de juego, que transporta al jugador a un entorno de ficción absolutamente envolvente.

"Nos complace anunciarles que hemos acordado adquirir el equipo de Carbon Design, uno de los mejores del país en cuanto a diseño industrial e ingeniería de producto, con más de 50 premios que lo avalan", indicaron desde Oculus VR a través de un comunicado, sin detallar la cifra de la operación.

El equipo de Carbon Design ha diseñado, entre otros, el control de la consola Xbox 360 y el Kinect de Microsoft -un controlador basado en sensores de voz y movimiento- y a finales del verano pasará a formar parte del grupo de ingenieros de producto de Oculus, aunque la compañía aseguró que estos seguirán operando desde su sede en Seattle.

En su última conferencia de desarrolladores de software celebrada en San Francisco (EE.UU.) a finales de abril, Facebook, propietario de Oculus, sacó a relucir los lentes de realidad virtual Oculus Rift, que puso a disposición de los asistentes para que las probasen y valorasen.

Con una forma que recuerda a los lentes de esquiador, el dispositivo Oculus Rift aisla completamente al portador de su entorno y lo introduce en una realidad virtual tridimensional y envolvente, ya que las gafas permiten el cambio constante de ángulo.

Facebook anunció la compra de Oculus VR -el fabricante de Oculus Rift- el pasado 25 de marzo por 2.000 millones de dólares, una operación que le valió algunas críticas por parte del sector de los videojuegos, donde Oculus está muy bien considerada, y que entendieron que su adquisición por parte de la mayor red social del mundo era contraria a la naturaleza de la empresa.