Proyecto SOFIA: Indra conecta la vida cotidiana con el mundo virtual


si

Las nuevas tecnologías han irrumpido con fuerza en el entorno de los ciudadanos. La llegada de nuevos dispositivos móviles ha abierto un nuevo mundo de posibilidades disponibles a tan solo un ‘clic’ en la palma de la mano de los usuarios. Pero estos nuevos dispositivos no solo permiten una interacción destinada al ocio sino también pueden ayudar a realizar las actividades cotidianas de forma fácil, sencilla y segura para el conjunto de ciudadanos.

Para que las actividades del mundo físico estén conectadas con el mundo virtual, la multinacional de Tecnologías de la Información Indra ha puesto en marcha el denominado Proyecto SOFIA. Este nuevo proyecto se enmarca en el programa europeo de I+D ARTEMIS, para la implementación de lo que se conoce como el ‘Internet de las cosas’ (IoT – Internet of Things). SOFIA permitirá a los ciudadanos el acceso a un nuevo entorno virtual con información del mundo real a través de dispositivos móviles de fácil manejo, lo que abrirá nuevas posibilidades y ventajas para el usuario, y nuevas líneas de negocio.

El proyecto está parcialmente financiado por ARTEMIS JU, la Agencia Finlandesa de Financiación para Tecnología e Innovación (TEKES), el Ministerio español de Industria, Turismo y Comercio (MITYC), el Ministerio de Asuntos Económicos de los Países Bajos (Agentschap NL) y el Ministerio italiano de Educación, Universidad e Investigación (MIUR).

Los usuarios podrán beneficiarse de servicios inteligentes y personalizados en los más diversos entornos de su vida cotidiana. Facilitará la domotización de ciudades, edificios y coches y hará posible el desarrollo de la geolocalización, información de contexto o detección de movimiento a través de dispositivos móviles. Esta conexión del mundo físico y virtual permite al usuario acceder e interactuar con toda esa información a través de su teléfono móvil, ‘tablet’ u ordenador.

El proyecto SOFIA aporta un protocolo de comunicación así como un conjunto de herramientas de código abierto para el desarrollo de espacios inteligentes. En el ámbito de SOFIA también se han desarrollado servicios de innovación a escala global, con la apertura de información para todo tipo de aplicaciones: desde un sistema de alertas que avise a los usuarios de metro de una emergencia y les ofrezca una vía de evacuación, hasta otro que permite el intercambio de información en tiempo real entre usuarios y entidades -información de interés general, medioambiental, publicidad, etc.

Tal y como apunta el responsable del proyecto por parte de Indra, Jesús Ángel García Sánchez, las aplicaciones de SOFIA se desarrollan para cualquier tipo de dispositivo, como teléfonos móviles, pantallas, etc. y permiten obtener información de cualquier sensor existente en la ciudad así como de cualquier otro servicio municipal disponible.

El proyecto introduce un canal para proveer servicios digitales en ubicaciones físicas a través de diversos dispositivos, y extiende la funcionalidad de sistemas y productos existentes así como los servicios asociados a productos ya existentes. Supone la evolución del desarrollo basado en servicios de información.

El objetivo es facilitar y mantener la interoperabilidad entre la industria, y fomentar la innovación, así como crear una nueva interacción de usuario y conceptos de interfaz, asegura la compañía. Para ello se ha creado una plataforma basada en tecnología de web semántica, interoperabilidad y redes inteligentes de sensores. El desafío clave de SOFIA es esta interoperabilidad entre los dispositivos y sistemas embebidos procedentes de diferentes dominios.

Con la llegada de SOFIA a las ciudades y a los entornos cotidianos de los ciudadanos, estos podrán disfrutar de todos los servicios habituales desde la palma de su mano o desde sus dispositivos tecnológicos habituales. Los usuarios podrán beneficiarse de servicios inteligentes y personalizados en los más diversos entornos de su vida cotidiana todo ello en base al contexto (lugar en el que se encuentra el ciudadano en ese preciso momento) como a las preferencias de este (gustos y preferencias del ciudadano).

Indra quiere aprovechar las capacidades de SOFIA para desplegar en ciudades españolas servicios como gestión eficiente del riego en parques y jardines en función de las condiciones ambientales, lectura remota de contadores, optimizar la recogida de basuras y el control del nivel de llenado de contenedores, gestión del alumbrado mediante la sincronización con las horas solares y gestión de la movilidad mediante el control de zonas de libre aparcamiento o limitar estancias en zonas de carga y descarga, etc.

Pero, la llegada de esta tecnología, ¿supondrá algún coste para los usuarios? Según asegura el responsable del proyecto, Jesús Ángel García Sánchez, los principales resultados del mismo estarán disponibles de forma gratuita (código abierto), irán instalados en los dispositivos físicos que el usuario maneje y que los fabricantes de dispositivos también instalarán. Sin embargo, debido a que el mercado potencial que se abre a la hora de generar aplicaciones basadas en esta plataforma es ilimitado, «es muy difícil prever el coste de dichas aplicaciones, ya que dependerá de quien las ofrezca y del modelo de negocio para el que han sido desarrolladas», asegura Jesús Ángel García Sánchez.

Entre los pilotos que ya se han llevado a cabo*en el marco del proyecto SOFIA y que se presentaron recientemente en la ciudad italiana de Bolonia, Indra ha participado, entre otras cosas, en el desarrollo de un sistema de alertas, basado en tecnologías de última generación y comunicaciones inalámbricas, que permitirá avisar y enviar información a los dispositivos móviles de los usuarios que se encuentren en situaciones de emergencia como incendios, inundaciones, vertidos o detección de explosivos.

En aquellas que requieran evacuación, la solución ofrecerá en tiempo real al usuario un mapa interactivo con el camino más adecuado para abandonar el lugar, y permitirá establecer comunicación entre diferentes usuarios para coordinar y sincronizar la evacuación.

También en Bolonia, CRF (Centro de investigación de FIAT) presentó un vehículo que incorpora SOFIA en su ordenador de a bordo y que permitía al usuario dictar un email o un SMS, actualizar su agenda e incluso comunicarse con otro vehículo cercano todo ello mientras conduce. Gracias a la capacidad del coche para «hablar» con la ciudad, incluso en un futuro permitiría que en el caso de producirse una colisión, el propio vehículo notificaría este incidente al hospital o ambulancia más cercanos indicando tanto las coordenadas del accidente como el estado de los ocupantes del vehículo.

Otro piloto mostrado consistía en la gestión sostenible del propio edificio del Ayuntamiento de Bolonia. Para ello, SOFIA gestiona eficientemente todos los recursos del edificio como electricidad, agua, seguridad y control de acceso así como un sistema que monitoriza la estructura del edificio y en el caso de detectar algún desperfecto o incidencia, avisa al técnico o especialista más adecuado para que resuelva dicha incidencia en el momento que se produce.

Por otra parte y de la mano de Nokia -quien además coordina este proyecto- se están iniciando conversaciones con las ciudades de Helsinki y Oulu (Finlandia) para convertirlas en ciudades inteligentes aprovechando las capacidades de SOFIA.

Además, existen otros proyectos dentro del programa ARTEMIS, como por ejemplo CHIRON (Cyclic and person-centric health management)donde emplean SOFIA como base tecnológica para la monitorización remota y tele-asistencia de enfermos crónicos (diabéticos, enfermos de Alzheimer, etc).

En definitiva, SOFIA responde a un ciudadano inteligente que demanda servicios allí donde esté y a la hora que esté, concluye Jesús Ángel García Sánchez.

[tags]sofia,indra[/tags]