Qualcomm cree que acertaron con los “smartbook”


Corría diciembre de 2009. Una algo menos conocida por el gran público Qualcomm (ahora extraño es el ‘smartphone’ que no lleva sus chips) presentaba en sociedad un nuevo concepto de ‘gadget’: el ‘smartbook’. Se trataba de un dispositivo similar a un portátil pero con mayor autonomía y conexión permanente.

   Del ‘smartbook’ en sí poco se supo. Este dispositivo debutó en mayo de 2010 en España y a nivel mundial, de la mano de HP y Telefónica, con el lanzamiento del Compaq Airlife 100. Llevaba un chip Snapdragon de Qualcomm (http://www.qualcomm.es/products/snapdragon) que integraba el procesador y las posibilidades de movilidad, reduciendo el consumo de batería (que rondaba las 8 horas de uso).

   La idea era buena pero el uso de una versión de Android diseñada para móviles, que no explotaba el teclado, y un Market capado que solo permitía el acceso a ‘apps’ de la operadora fueron sus verdugos. Además, en un momento en el que el concepto de este tipo de dispositivos no era popular, solo se vendía con contrato.

   Pocos meses antes, en enero de 2010, Apple anunciaba el iPad, que se lanzaría pocos meses después, en julio. La ausencia de teclado, una pantalla táctil capacitiva -la del Compaq 100 era una poco precisa resistiva- y un sistema operativo específicamente adaptado con su propia tienda de aplicaciones y compatible con iPhone fueron algunas de las claves de su éxito. Solo en 2010 se vendieron 15 millones de unidades del iPad.

   Este concepto, el del ‘tablet’, fue el que cuajó. Y el ‘smartbook’, de momento, ha pasado a mejor vida. En este sentido, el CEO de Qualcomm (http://www.qualcomm.es), Paul Jacobs, ha admitido que cuando empezaron a impulsar este tipo de dispositivos en 2009, no acertaron con el nombre, especialmente porque invitaba a pensar en un tipo de hardware especifico y no en unas características.

   "Cometimos un error al hablar de ‘smartbook’ porque la gente daba por hecho que eran dispositivos con teclado", ha admitido Jacobs en una rueda de prensa celebrada en San Diego con motivo del Uplinq. Sin embargo, el CEO de Qualcomm ha defendido que el "concepto es el mismo": "dispositivos siempre conectados, con una batería de larga duración".

   En este sentido, Jacobs ha explicado que en la compañía están "muy contentos" con el éxito de este concepto de dispositivo siempre conectado, que ha resultado ser el ‘tablet’. La de San Diego cuenta con un amplio catálogo de chipsets destinados a cualquier dispositivo móvil, dependiendo de la potencia que precise el fabricante; lo que garantiza su presencia en este tipo de productos.

   En este sentido, HP ha vuelto a confiar en Qualcomm, en esta ocasión para dar el salto del ‘smartbook’ al ‘tablet’. El esperado HP TouchPad que llegará en verano a Estados Unidos y antes de final de año a Europa hará uso del Snapdragon de doble núcleo y utilizará el sistema operativo webOS, tras la compra de la malograda Palm.

   Desde luego, resulta clave para Qualcomm mantenerse en este sector tan en alza, pues nada menos que dos tercios de los beneficios de la compañía provienen de los chipsets, frente a un tercio de las patentes,