Rapidshare llama «delincuentes» a quienes utilizan su servicio para almacenar contenido protegido


El popular servicio de almacenamiento gratuito quiere cambiar su imagen pública tras ser condenada por un tribunal alemán.

 

Adaptarse a los nuevos cambios que las distintas legislaciones europeas están incorporando se esta convirtiendo en una obligación ineludible para Rapidshare si quiere mantenerse y no acabar como otros portales que fueron víctimas de millonarias demandas que obligaron a cerrar las puertas.

Recientemente ya fue condenada por almacenar libros protegidos por derechos de autor y sobre el sitio pesan otras demandas de la industria discográfica y audiovisual.

La compañía se ha comprometido a ser más beligerante contra aquellos usuarios que violen los derechos de autor y desde hace ya unos meses viene eliminando ficheros y cuentas de usuarios.

Una tarea no siempre fácil, ya que estos vuelven a subir ficheros con nuevas cuentas o bien encriptando el contenido de tal manera que los filtros impidan descubrir que se trata de obras protegidas por derechos de autor.

Bobby Chang, General Manager de Rapidshare, cargó contra estos usuarios a quienes calificó de «criminales». Insistió que su compañía está cerrando cuentas de manera muy agresiva de aquellos usuarios identificados como «piratas».

Nuevo modelo de negocio

Entre las novedades en las que está trabajando Rapidshare para atajar la piratería figura el redireccionamiento hacía tiendas legales cuando un usuario busca un fichero que ha sido eliminado.

Hasta el momento, el usuario se encontraba con un mensaje informándole de que este había sido eliminado por contravenir los derechos de autor. Desde principios del 2010, el usuario está siendo redirigido a una tienda online donde podrá comprar el titulo, la película o la obra.

Según Chang, de momento está dando buenos resultados: «Esta redirección se está realizando desde el principio de 2010 y ha sido bien percibida por los usuarios».

[tags]Rapidshare,Derechos de Autor[/tags]