Samsung Note III manipula los resultados de las pruebas de Benchmarks


samsung-galaxy-note-III

El Galaxy Note III, la tercera edición de la línea de «phablets» de Samsung, llega a tiendas y operadores de Estados Unidos este viernes y por ello, múltiples sitios de tecnología están publicando sus revisiones y experiencias con el equipo. Uno de ellos,ArsTechnica, notó que los resultados en las pruebas de rendimiento eran «demasiado buenos».

Un análisis del comportamiento del equipo durante las pruebas reveló que, a diferencia de los otros teléfonos en el mercado, Samsung activa su máxima potencia al pasar por pruebas de rendimiento («benchmarks»). Esto significa que no es testeado en su modo normal de uso sino que en una «situación» fabricada con sus cuatro núcleos a máxima potencia.

Esto se vio en que, por ejemplo, el teléfono tenía benchmarks altamente superiores al LG G2, un teléfono que tiene el mismo chip Snapdragon 800 quad-core de 2.3 GHz.

Según describe ArsTechnica la razón es que Samsung cuenta con un modo de uso especial para este tipo de aplicaciones, activado al correr un software con un nombre asociado a la medición de benchmarks. Por ejemplo, usar la aplicación «Geekbench» activa el uso máximo del chip. Pero al ocupar el mismo paquete de datos bajo otro nombre, el chip rinde la prueba en su modo normal.

Y eso es lo que hizo ArsTechnica. La comparación entre el rendimiento estándar del Note III y el impulsado por el modo especial del procesador reveló diferencias de un 20% (y hasta un 50% en otra aplicación de benchmark). Otro dato: las mediciones muestran que la alteración tampoco era necesaria porque incluso sin ella, vence al G2.

Esta no es la primera vez que se descubre una situación así en teléfonos de la empresa surcoreana. A comienzos de este año se notó un comportamiento similar del Galaxy S4 en su versión internacional. En ese minuto la compañía indicó que el modo de rendimiento extra también era usado en aplicaciones propias del teléfono, como la galería, la cámara y el navegador de internet.