Solaris podría ser puesto bajo licencia GPL


Actualmente, el sistema operativo de Sun Microsystems está disponible bajo la licencia CDDL, considerada libre por la FSF pero incompatible con la GPL

Guillem Alsina – El matiz tiene su importancia: la GPL (GNU General Public License) garantiza las cuatro libertades del software libre puestas sobre el papel por Richard Stallman, teórico y considerado padre del movimiento (además de acérrimo activista). A saber: libertad de uso, libertad de estudiar el programa y adaptarlo a nuestras necesidades -para lo que se necesita el código fuente-, libertad de distribuir copias y libertad para mejorar el programa y distribuir líbremente las modificaciones.

Sun ya liberó en el pasado la mayor parte del código fuente de Solaris bajo el proyecto OpenSolaris* protegido por la licencia CDDL (Common Development and Distribution License), basada a su vez en la Mozilla Public License 1.1 . La CDDL ha despertado polémica; considerada como una licencia libre por la Free Software Foundation (FSF) a la vez que incompatible con la GPL, ha recibido numerosas críticas por parte de grupos de activistas, la mayor parte de los cuales también ha criticado las iniciativas de apertura de código de Sun Microsystems por ser interesadas. Otros, en cambio, las apoyan sustentándose en el argumento maquiavélico -aunque sin las connotaciones peyorativas que esta frase ha adquirido en la vox populi- de que el fin justifica los medios.

Jonathan Schwartz, CEO de Sun, ya manifestó durante el año pasado la voluntad de la compañía de liberar Solaris bajo la GPL, lo que podría tener grandes consecuencias para la comunidad informática. De hecho, la liberación de Solaris bajo la CDDL y la creación de la comunidad OpenSolaris han contribuido a que el Unix de Sun sea mucho más conocido y utilizado, y que incluso le salgan «clones» como BeleniX, que se basan en su código fuente base añadiendo software a priori no relacionado de ninguna forma con Sun.

La adopción de la GPL facilitaría una mayor aceptación de Solaris por parte de la comunidad de desarrolladores libres, y probablemente el crecimiento de un mayor número de proyectos a su alrededor.

La información, de la cual se hacen eco diversos medios de comunicación online especializados en nuevas tecnologías durante estos días, podría también ser un globo sonda lanzado por Sun para ver la reacción de la comunidad. Lo cierto es que la multinacional norteamericana parece querer posicionar de forma lenta pero segura a su Unix como rival de Linux. Hace un tiempo lanzó su propia distribución Linux, Java Desktop System, de vida efímera y cuyos desarrollos pasaron a integrarse en Solaris 10, pero el soporte a Linux parece haber ido a menos en Sun pese al reciente acuerdo de distribución de Ubuntu firmado con Canonical.

Sin lugar a dudas tendremos aún que esperar un tiempo antes de ver cual será el movimiento definitivo de Sun.

* de hecho, continúa liberando hoy en día algunas de las piezas que todavía le faltan.