Sony espera vender 42 millones de móviles en el 2013


moviles-sonyLa apuesta de Sony para resurgir como fabricante de productos electrónicos este año contable dependerá de cómo respondan sus últimos teléfonos inteligentes, mientras afronta una reducción de ventas en sus productos estrella: la consola PS3, televisores y cámaras digitales.

Con el consumo centrado en los iPad de Apple y a los teléfonos Galaxy de Samsung Electronics, Sony pronosticó el jueves que las ventas de ‘smartphones’ subirán en más de un cuarto hasta los 42 millones durante el año hasta el próximo mes de marzo.

El jefe de Sony, Kazuo Hirai, señaló en 2012 que los productos móviles, los juegos y la imagen digital eran el corazón de un repunte de los productos electrónicos de consumo después de más de una década a la baja para la empresa pionera en reproductores de música y CD.

De estos tres productos, los teléfonos móviles han surgido desde entonces como la mayor esperanza a corto plazo para resucitar el negocio electrónico de Sony.

La meta de la compañía es combatir el desafío de las empresas chinas Huawei Technologies y ZTE y de la surcoreana LG Electronics para asegurar el tercer puesto en el mercado global de teléfonos inteligentes, por detrás de Samsung y Apple, cuyos ‘smartphones’ representan más de la mitad de los dispositivos vendidos en todo el mundo.

La empresa estimó además que las ventas de sus cámaras digitales y consolas Playstation disminuirían hasta cifras de dos dígitos.

Los analistas opinan

A pesar de que s teléfono inteligente Xperia Z, con pantalla de cinco pulgadas, ha superado las expectativas de venta de la compañía desde su lanzamiento en enero, la compañía se enfrenta a una dura pugna con Samsung, Apple y sus rivales chinos.

"Esta cifra (42 millones) no parece demasiado alta. Sus teléfonos inteligentes son de alta gama y los costes de producción han de ser importantes, por lo que la compañía debe vender muchos para que el negocio sea rentable", dijo Mitsushige Akino, de Ichiyoshi Asset Management.

La compañía japonesa, sin embargo, tendrá que formar mejores lazos con los proveedores de telefonía en Estados Unidos para obtener más participación en el mercado estadounidense y tendrá que luchar con rivales chinos en su mercado local, según analistas.