Subastan uno de los Apple 1 originales construidos en el garaje de Steve Jobs en 1976


apple-steve_jobs

Uno de los 50 computadores que se construyeron en el garage de Steve Jobs en 1976, con sus capacidades completamente funcionales, será una de las joyas tecnológicas que se rematarán a fines de este mes en Estados Unidos, en una subasta donde también destaca una carta original de Charles Darwin.

 

Los compradores que asistan al evento de Bonhams el próximo 22 de octubre deberán llevar sus bolsillos bien rellenos, ya que se espera que el modelo Apple 1 diseñado por Steve Wozniak podría llegar a un precio que oscile entre los 300 mil y 500 mil dólares. Hace un año, uno de similares características se vendió por 671 mil dólares.

Otro de los objetos exóticos que se venderán, está una ventana de seguridad que se utilizó en el proyecto Manhattan, el plan estadounidense que derivó en la construcción de la bomba atómica. La pieza, avaluada entre 150 mil y 250 mil dólares, protegía a los científicos de la radiación mientras trabajaban en el proyecto.

"Es la primera vez que una ventana completa del proyecto Manhattan ha salido al mercado", afirma Cassandra Hatton, especialista de Bonhams en historia de la ciencia.

La subasta también incluye varios otros instrumentos tecnológicos. Entre ellos, uno de los primeros teclados eléctricos, un sintetizador de sonidos Helmholtz de 1905, cuyo precio podría acabar entre 20 mil y 30 mil dólares.
Hatton afirmó que es la primera vez que Bonhams realiza una venta en Nueva York dedicada a artefactos vinculados a la ciencia y la tecnología, un área de creciente interés entre los compradores.

"Creo que cada vez más las cosas, cosas de nuestro mundo, están atrayendo a coleccionistas que consideran y valoran el contexto cultural e histórico de los artefactos, además de su valor material", añadió Sarah Lichtman, directora del programa master de historia de artes decorativas y diseño en The New School.

carta-darwin

La carta de  Darwin de 1857 a un colega sobre percebes es "Darwin clásico" y "definitivamente divertido", afirmó David Kohn, director y editor general del Proyecto de Manuscritos de Darwin en el Museo de Historia Natural de Estados Unidos. "Es la pasión de Darwin por el significado del sexo", añadió Kohn.

En la misiva, cuyo valor se estima entre 20 mil y 30 mil dólares, Darwin dice que quiere aprender más sobre el acto sexual de los percebes, como por ejemplo "si los especímenes se encuentran bajo el agua en esos momentos" o si "el recipiente se encontraba en completo vigor".

La significancia histórica de la carta, según Kohn, " Darwin aún está examinando este tema evolucionario de la reproducción ".

Kohn admitió que existe un gran mercado para las cartas de Darwin. Consultada sobre lo mismo, Lichtman entregó una respuesta elocuente: "todo lo que puedo decir es esto: el sexo vende".