Diseñador suizo inventa máquina para enviar mensajes a través de globos


mensajes-globos
La práctica de enviar mensajes en botellas se utilizó por mucho tiempo para determinar el flujo y corriente de los océanos, además de transmitir información militar. Con esta misma técnica, la gente lo hace para saber quién y cuándo recibirá un mensaje.

Este mismo principio lo aplicó en un concurso el diseñador suizo David Colombini cuando tenía diez años. El objetivo era ver qué globo llegaría más lejos. El suyo llegó a la frontera con Austria.

Ahora años más tarde, Colombini creó “Attachment” (Anexo en inglés) que acepta mensajes del sitio web para que se envíen a través de globos biodegradables.

Los mensajes, que pueden incluir textos, imágenes y la dirección web de un video, son impresos en papel para luego ser insertados en un tubo de biopolímero -afirmado por correas al globo- antes de que se infle.

“La idea básica era tomar una posición en contra de la utilización actual de las tecnologías inteligentes, mediante la creación de un concepto poético, con la tecnología actual que nos permite comunicarnos de manera diferente y redescubrir las expectativas, el azar y lo inesperado”, explica en su página web.

El objetivo es que alguna persona alrededor del mundo encuentre el mensaje, lo lea y lo publique en la misma página del proyecto, para construir un mapa virtual con los recorridos de los globos.

Una campaña de crowdfunding ayudó a Colombini a financiar la construcción de la máquina que es capaz de clasificar todo el proceso, a excepción de rodar el papel y amarrar el globo