Topos en la red contra la pornografía infantil


Casi 1.500 cibercentinelas de más de 20 países colaboran con las fuerzas de seguridad en la localización de foros de pornografía infantil. Son voluntarios con formación en carreras técnicas o ingenierías y un alto conocimiento de Internet, que navegan en el límite de la legalidad.

EFE - Internautas que ofrecen una colaboración "extremadamente efectiva" teniendo en cuenta que muchas de las operaciones que se desarrollan por los cuerpos policiales contra la pederastia -más de 400 detenidos en 2007- parten de esa información, explica a EFE Guillermo Cánovas, presidente de Protégeles.

De las 1.500 informaciones que esta ONG recibe de media al mes en su Línea de Denuncia, procedentes de distintos ámbitos, sólo un 10% son trasladadas a los expertos policiales. "Las que creemos con un contenido útil, ilegal, o que se encuentran alojadas en un país donde hay legislación que permita perseguir el delito", explica Cánovas.

Las mejores, las que tienen más detalles, suelen proceder de los cibercentinelas, porque "trabajan en una frontera en la que ni los cuerpos policiales ni nosotros como organización podemos meternos".

INGENIERIA SOCIAL

Estos internautas actúan motivados porque "una buena herramienta, como es Internet, no se convierta es una especie de ciudad sin ley donde todo valga". Así se explica un cibernauta que utiliza el nombre de David y que en declaraciones a EFE se jacta de haber facilitado "en algunos casos usuario y contraseña para acceder a un foro 'cerrado'".

Datos muy importantes que se consiguen por "ingeniería social", "haciéndose 'amigos' de uno de estos impresentables" o bien porque "al tomar el control de un foro se han podido recuperar mensajes privados que se han cruzado los usuarios del mismo", explica David.

Insiste en destacar que: "no apoyamos, ni impulsamos el uso de métodos ilegales para luchar contra esa lacra".

"Otra cosa es que algunos de nosotros tengamos conocimientos avanzados de seguridad informática y los utilice para tirar foros, eliminarlos o tomar el control de los mismos bajo su propia responsabilidad", añade.

Tratan de fomentar una "cultura de la educación" para que "los menores estén preparados para lo que puedan encontrar en la red", y una "cultura de la denuncia" porque "todos debemos participar en eliminar los contenidos nocivos de la red".

Desde Protégeles, Cánovas advierte de que cuando un cibercentinela contacta con ellos le dejan claro que su función es la de localización y nada más. "Ni deben sustituir la labor policial, ni hacer labor de investigación para la que sería necesaria una orden judicial, ni almacenar ni guardar material delictivo".

Los cibercentinelas están en una frontera en la que los cuerpos policiales no pueden estar. Los agentes sí pueden entrar en los foros, en una sala de conversación y observar, ver qué información se están intercambiando. "Pero no pueden provocar una conversación sobre el tema. Los 'ciber' sí lo hacen", explica Cánovas.

Y lo más interesante es cuando consiguen páginas difíciles de encontrar, camufladas, con el identificativo y la contraseña.

RETICENCIAS
"Su información es fundamental, pero siempre que no se generen fuerzas parapoliciales que trabajen en un tema tan delicado", opina el capitán Alfonso de Miguel, del Grupo de Delitos Telemáticos de la Guardia Civil.

Le preocupa a este responsable policial que, al no existir un grupo organizado de cibercentinelas, una actividad tan provechosa pudiera convertirse en una tapadera para delinquir.

"Debería ser de alguna forma fiscalizada, como hace Protégeles que ejerce un filtro muy bueno con los internautas que colaboran con ellos", afirma de Miguel, quien añade que "no me gustaría que alguien que dice haber encontrado determinadas páginas, lo que está haciendo es delinquir para luego decir que es ciberpatrullero".

AGENTE ENCUBIERTO
Enrique Rodríguez de la Vid, Jefe de la sección operativa de la Brigada de Investigación Tecnológica (BIT) de la Policía Nacional, valora la colaboración ciudadana y de entidades como Protégeles o Save de Children porque "nosotros no llegamos a detectar todo lo que hay en Internet".

La investigación es muy complicada para las fuerzas de seguridad porque -explica- "lo primero que te piden cuando entras en un foro es que facilites material y si subes fotos estás incurriendo en un delito".

Por eso reclaman la figura del "agente encubierto", que promueve el Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, "para poder infiltrarnos con la seguridad de que un juez o un fiscal no nos va a acusar de delinquir", explica Rodríguez de la Vid.

"Además sería muy importante para una labor preventiva, porque siempre que alguien entre en un foro tendrá la duda de si uno de sus participantes será un policía que está vigilando", agrega el representante policial.

De la misma opinión es el capitán de la Guardia Civil Adolfo de Miguel quien pide algo perfectamente reglado que impida invalidar un procedimiento.

El proyecto de "agente encubierto" ya ha sido presentado en la Asamblea de Madrid, que en su caso debería remitirlo al Congreso de los Diputados, ya que supone una modificación de la Ley de Enjuiciamiento Criminal y del Codigo Penal, explicó a EFE Carmen González, adjunta al Defensor del Menor de esta comunidad.

En este momento está en estudio por parte de los grupos parlamentarios porque "tiene sus dificultades". "Una cosa es el agente encubierto y otra el agente provocador del delito. Hay que tener mucho cuidado en la regulación porque no se puede provocar la comisión de un delito para luego perseguirlo".

En nuestro Código Penal esta prohibida la tenencia de pornografía infantil y el agente tiene que introducirse sin infringir la ley, agrega González Madrid.

[tags]Pornografía Infantil[/tags]