Usar el móvil en extranjero no superará 0,49 euros minuto


roamingEl Parlamento Europeo (PE) y el Consejo de la UE alcanzaron hoy un principio de acuerdo sobre los términos del reglamento que obligará a las compañías a rebajar el coste de las llamadas de teléfono móvil desde el extranjero.

Agencias - De ratificarse, el coste sin IVA que afronte un consumidor cuando llame por móvil desde un Estado de la UE distinto al de origen no podrá exceder los 49 céntimos de euro por minuto en 2007, los 46 céntimos en 2008, y los 43 céntimos desde 2009.

El coste máximo de recibir llamadas en el extranjero será de 24 céntimos en 2007, 22 en 2008 y 26 a partir de 2009.

El acuerdo fija también las tarifas mayoristas que las operadoras de cada país cobrarán a operadores de otros países de la UE cuando los usuarios de éstos se aprovechen de sus infraestructuras: 30, 28 y 26 céntimos en los años mencionados.

Los términos del acuerdo, negociados por la Presidencia alemana del Consejo de la UE y por un equipo de eurodiputados liderados por Rübig, están ahora pendientes de ser aceptados por el resto de gobiernos nacionales y por el pleno de la Eurocámara.

Suponen un punto intermedio entre las posiciones de partida de cada una de las instituciones, pues mientras el Consejo acordó unas tarifas máximas de 0,50 céntimos para llamadas realizadas y 0,25 céntimos para las recibidas, la Comisión de Industria de la Eurocámara quería rebajarlas hasta los 0,40 y 0,15 céntimos.

El objetivo de esta negociación era permitir una posición común entre PE y Estados miembros, en primera lectura, y tratar así de que el reglamento entre en vigor antes de las vacaciones estivales, como pretende la Comisión Europea, autora de la propuesta original.

El Parlamento Europeo la someterá a votación en el pleno de la próxima semana, pero el acuerdo definitivo en el Consejo y, por tanto, la publicación oficial del reglamento, no está prevista hasta principios de junio.

El pacto concluido hoy prevé que, un mes después de la publicación -a principios de julio, según el calendario más optimista-, las compañías deberán haber informado a sus clientes y éstos deberán poder optar entre acogerse a las denominadas eurotarifas u a otras posibles ofertas que les haga el operador.

Transcurridos tres meses, todos los clientes que no hayan elegido quedarán sujetos de manera automática a las eurotarifas.

Las tarifas máximas mayoristas se aplicarán dos meses después de la entrada en vigor del reglamento.

"Estos términos representan un buen equilibrio entre los derechos del consumidor y la necesidad de asegurar la competitividad mundial de nuestros operadores de telefonía", aseguró Rübig en rueda de prensa.

El grupo del PP Europeo ya ha anunciado que respaldará el acuerdo, pero el grupo Socialista aún no se ha pronunciado, lo que no permite de momento dar por segura su ratificación parlamentaria.

El representante de los socialistas en la negociación, el maltés Joseph Muscat, admitió hoy no estar personalmente satisfecho con los plazos y condiciones en que llegarán las nuevas tarifas, aunque declinó avanzar cuál será la posición final de su formación.

El objetivo de reglamento es corregir a la baja las tarifas de las llamadas en itinerancia -también conocidas por el término inglés roaming-, que son actualmente en torno al 70% más caras que las acordadas por las instituciones de la UE, según la Comisión Europea.

En los últimos meses, las compañías se han pronunciado en contra de la norma por considerarla intervencionista y han alertado de que la rebaja forzada en las llamadas en el extranjero podría compensarse con subidas en la factura del consumidor nacional.

La presidenta de la Comisión de Industria del Parlamento Europeo, la alemana Angelika Niebler (PPE), consideró hoy sin embargo que las nuevas tarifas "ajustarán las estructuras del mercado hacia un equilibrio más justo entre las empresas y los consumidores".