¿Y quien inventó el DOS?


Un juez estadounidense determinó que Tim Patterson, quien pasó a la historia como el inventor del sistema operativo DOS, fue incapaz de desmentir las acusaciones de un escritor británico quien aseguraba que su creación era en realidad un «robo».

Periodismo.com – Así lo dio a conocer el magazine on line InformationWeek, según el cual el juez Thomas Zilly, del estado de Washington, determinó que calificar como robo la supuesta invención de Patterson, como lo hiciera el escritor británico Harold Evans, no es un acto difamatorio pues se basa en opiniones que usualmente nadie discute.

El caso se remonta a una demanda presentada por Patterson contra Evans en 2004, luego de que este último escribiera en su libro «They made America» (Ellos construyeron América) que el supuesto inventor del DOS -quien luego lo vendiera a Bill Gates y le sirviera de base para su sistema operativo Windows- en realidad había tomado la idea del CP/M (Control Programming Monitor).

Este sistema operativo fue desarrollado por Gary Kildall y se conviritó en uno de los más usados durante los años 70 hasta que desapareció por la competencia del DOS, adquirido por Microsoft a Patterson y luego revendido a IBM.

Sin embargo, las similitudes entre ambos sistemas operativos comenzaron a ser motivo de disputa entre Kildall, IBM y Microsoft, aunque Patterson siempre negó tales semejanzas e inclusive decidió demandar a Evans por difamación, sin lograr demostrar los motivos de la misma, como determinó el juez Zilly.

«Inclusive antes de que IBM diera a conocer su computadora personal, la industria comenzó a notar similitudes entre el DOS y el CP/M», manifestó Zilly en su veredicto, con lo cual elevó a «lugar común» el supuesto fraude de derechos de autor cometido por Patterson, por lo cual hacer comentarios al respecto se inscribe dentro de los límites impuestos por la Primera Enmienda de la constitución estadounidense.

Consultado por InformationWeek, Patterson se declaró «decepcionado» por la decisión del juez ya que permite ataques en su contra «escudados en la libertad de expresión», según dijo.