Youtube es el rey… pero muchos aspiran a ser principes


youtube-awards-petitSi bien el sitio de videos es el más conocido por su oferta de algunos programas de televisión protegidos por las leyes de propiedad intelectual, otras webs están haciendo ya lo propio, como la popular Daily Motion, con sede en París

Agencias – La protección de los derechos de autor parece ser una causa perdida para la industria del cine y la televisión, ante la avalancha de sitios en internet en los que los usuarios colocan películas y programas para ver de forma gratuita.

Si bien el sitio de videos YouTube es el más conocido por su oferta de algunos programas de televisión protegidos por las leyes de propiedad intelectual, otras webs están haciendo ya lo propio, como la popular Daily Motion, con sede en París.

Éste y otros portales, como «Peek A Movie» , que cuenta con una gran selección de largometrajes gratis, muchos añadidos diariamente, y «Show Stash» , que incluye filmes, series de televisión y dibujos animados, están incluidos en la práctica guía «Online Video Guide» .

En su dirección, ovguide.com, se encuentran también «Free Movies Cinema» , que tiene 236 películas en su base de datos; «Movies for Free» , que enlaza a otros sitios como Daily Motion; y «Bleenks» , uno de los sitios más completos para programas de televisión.

Para algunos expertos, la proliferación de estos sitios responde a la reciente adquisición de YouTube por Google, bajo la cual las empresas se comprometieron a remover cualquier contenido ilegal y a limitar la duración de cada vídeo a diez minutos.

Según esta premisa, al estar el gigante Google detrás de YouTube, los propietarios de los derechos de autor de películas y programas de televisión tienen un «compañía real» y con solidez financiera a quien reclamarle y, eventualmente, demandar ante la Justicia.

Esto ha generado una reacción en cadena en la web que está haciendo cada vez más tortuosa las tareas de controlar la rápida diseminación del contenido protegido y sancionar a quienes están violando los derechos de autor.

Con todo, un caso notorio ha ocurrido esta semana en España.

La policía detuvo a diez personas y bloqueó 21 webs que albergaban películas y música pirateadas, una actividad que según las autoridades podría haber ocasionado unos mil millones de euros en pérdidas sólo a la industria del cine.

En Estados Unidos, la empresa Viacom demandó este mes a Google y su filial YouTube por presunta violación de derechos de autor en la emisión de vídeos, pidiendo más de mil millones de dólares en compensación por daños.

En la demanda, tramitada ante un tribunal federal de Nueva York, Viacom solicita al juez que ponga fin a esas prácticas y señala que unos 160 mil videos de programas que son de su propiedad han estado accesibles en YouTube sin su autorización.

Según Viacom, YouTube tiene un modelo de negocio basado en crear tráfico y vender publicidad con base en contenidos de los que no tiene licencia, «lo que es claramente ilegal y entra en conflicto obvio con las leyes de propiedad intelectual» .

Otras empresas de televisión están tomando el asunto con seriedad.

El canal de televisión Fox, por ejemplo, ha enviado varias peticiones a Daily Motion para que saque de su sitio algunos capítulos de «Los Simpsons» y otras series de dibujos animados colgadas por los usuarios.
Pero la batalla continúa.

Cuando Fox ordena a los administradores del sitio que remuevan el vídeo, los usuarios pueden fácilmente subirlo nuevamente en cuestión de minutos.

La abundancia en la web de contenidos protegidos que se pueden ver de forma gratuita se facilita con la tecnología, ya que cada vez es más común encontrarlos «listos para ver» a través del «stream video» , sin necesidad de tener que descargarlos primero en el ordenador.