YouTube mima a sus videoblogueros en estudio de producción en Los Ángeles


youtube

En un hangar reciclado en Los Ángeles, decenas de videoblogueros llegados de todas partes de Estados Unidos aprenden a usar estudios de producción dignos de la ciudad del entretenimiento: es YouTube Space LA, un espacio creado por Google para mimar a sus fans más duros.

Desde enero, el edificio de casi 4.000 m2 cerca del aeropuerto de Los Ángeles provee clases, equipos y entrenamiento gratis a videoblogueros que pasaron de cargar ocasionalmente sus videos a YouTube, a ser los niños mimados del gigante de los videos en línea.

"Quedé ‘shockeado’ de que me seleccionaran entre miles de solicitantes", dijo a la AFP Daniel Sulzbach, un joven delgado e inquieto de 21 años que desde hace cuatro años mantiene un canal de YouTube llamado "Mr. Repzion" y que, por el momento, agradece haber aprendido todo sobre iluminación.

"Principalmente, hablo de temas polémicos. Comento las noticias y doy mi opinión", dijo sobre su videoblog, que suma 62.000 seguidores y 550 videos.

Para acceder a los sets de grabación, los estudios de edición y captura de movimiento, además de las cámaras, luces, utilería, attrezzo y equipos de postproducción -entre otras fantasías de videastas-, Sulzbach sólo necesitó un buen perfil, con visitas y entradas frecuentes… y un poco de suerte.

Es uno de los 30 creadores de Estados Unidos, de entre miles de solicitantes, que fueron invitados a pasar una semana en el espacio. Otros fueron convocados por un trimestre y un par son considerados por YouTube -comprado en 2006 por Google- como sus "residentes".

En total, al momento de la visita de la AFP, el edificio tenía unos 120 estudiantes trabajando en sus canales de moda, comedia, noticias, artesanía, belleza o ficción.

La personalidad del lugar es palpable al apenas llegar: la sala de acceso, llena de bicicletas estacionadas en su entrada, tiene un caño de aluminio en una esquina, para que los videastas puedan aterrizar express desde el segundo piso al nivel inferior sin pasar por el trámite de las escaleras.

Adentro, decenas de jóvenes estaban sentados detrás de sus laptops, entre bolsas vacías de papas fritas y latas de refrescos. Uno de ellos era Daniel Davis, que a sus 32 años se considera "el más viejo" del lugar.

En su canal Gigafide, este "anciano" creador llegado desde Carolina del Norte, en el este del país, divulga tecnología artesanal. "Éste es mi favorito", dijo, haciendo clic en su video "Google Bike Hack".

En la tutoría, se podía ver a Davis "hackeando" una bicicleta estacionaria: la laptop, emplazada sobre el manubrio, recorría fotos de Google Street a medida que el ciclista pedaleaba.

La idea "es alentar la colaboración (…) Queremos trabajar con los canales y ayudarlos a que aumenten su audiencia en YouTube", dijo Liam Collins, director de YouTube Space LA, el sofisticado y a la vez relajado edificio apodado "el hangar".

"Buscamos crear un ambiente en el cual la gente creativa se sienta cómoda y pueda venir a pasar un rato", prosiguió, interrumpido por el ruido de una aserradora que provenía de un estudio en el que otro grupo armaba el set para Big Frame, un ‘reality show’ para cantantes.

Sin querer detallar el costo de la inversión para Google, Collins insistió en que YouTube no busca competir en el negocio del desarrollo de contenidos: "Eso se lo dejamos a los creadores".

En suma, resumió: "Queremos que la audiencia vea videos más largos".

Entre julio del año pasado y febrero de este año, Google abrió otras sedes menores de YouTube Space en Londres, Nueva York y Tokio, pero considera el hangar de Los Ángeles como su "buque insignia".