A los que no se enteran o no quieren enterarse: el iPhone nunca será un producto masivo


Apple prueba un iPad de 13 pulgadas y un iPhone de 5, según el WSJ

 

No hay día que pase que no oigamos alguna critica de analistas sobre el poco interés de Apple por abrazar el mercado masivo.

Angel Cortés – No son los únicos, también «forofos» de Android llegan los foros con números y estadísticas demostrando como el sistema operativo propiedad de Google aumenta día a día su presencia mientras que Apple parece haber tocado techo.

La realidad es que Apple nunca ha pretendido ser el líder del mercado de consumo masivo ni el que más «móviles» o «tablets» vende. Si fuera así, us estrategia sería del todo distinta con una gama de dispositivos más amplia y por supuesto con una presencia importante en la gama de entrada. La que seamos sinceros permite a los fabricantes aumentar su cuota aunque sea vendiendo productos que en nada se diferencia de los «clones chinos».

Aunque parezca mentira, el crecimiento de Windows Phone es una buena noticia para Apple. Primero por que Microsoft está pisando a Android la gama de entrada y segundo por que alivia la presión sobre la compañía de la manzana para que entre en un segmento que nunca le ha interesado.

La estrategia de Apple siempre ha sido una combinación de hardware y servicios, algo que ahora intenta copiar Microsoft con la compra de la división móvil de Nokia y sus Surface. Apple vende dispositivo que se conectan a sus tiendas de música y aplicaciones redondeando el beneficio de la compañía. La compañía ha sabido generar su propio ecosistema en el que se mueven sus usuarios felizmente y aportando a la compañía la mayor tasa de beneficios de la industria.

Muchos han intentado copiar ese concepto siendo Nokia el ejemplo más claro que incluso llegó a colocar en el centro de la compañía los servicios con sus propias tiendas y relegando el desarrollo de nuevos terminales que le permitieran seguir la carrera «touch» emprendida por sus competidores. Fue un fracaso. Las tiendas apenas conseguían cantidades relevantes de ventas y perdió la carrera en el mercado de los smartphones.

Con un publico fiel, Apple se siente cómoda posicionándose como líder del desarrollo tecnológico y asentándose en el segmento premium de la industria. Con apenas dos modelos anuales, mantiene una cuota muy importante frente a otros que precisan sacar nuevos móviles diariamente confundiendo a unos consumidores que nunca saben cual es el mejor o más adecuado.

Esa estrategía que desarrolló Jobs y que afinó desde su retorno a Apple le ha dado excelentes resultados y deberían cambiar muchas cosas para que cambiará. Es más, la historia nos demuestra, que muchas veces aquellos que traicionan su «core business» acaban en el fracaso más absoluto.

Y para muestra de que no está en su animo cambiar su línea, nada mejor que remontarnos a su último fichaje, la ex CEO de Burberry que desmontó toda la línea de venta masiva de la marca de ropa para centrarse exclusivamente en el segmento de lujo. Muy en la línea de lo que piensan en Cupertino.