A partir del 2010 solo veremos TDT


El Gobierno impulsará el apagón de las emisiones de televisión analógica mediante un plan de cese ordenado en cuatro fases, que comenzará a ejecutarse para el 1% de la población a finales del año que viene y que para diciembre del 2009 afectará ya al 32,4% de los ciudadanos. En abril del 2010, la TV de toda la vida nos dirá adíos

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ha asegurado que el objetivo de este plan es «asegurar las mejores condiciones» para el tránsito a la nueva Tecnología Digital Terrestre (TDT). La intención es acelerar el proceso de sustitución de la tecnología antes de la fecha de apagón analógico, previsto para abril de 2010.

Según De la Vega, este hito supondrá un extenso campo de oportunidades para operadores de televisión y ciudadanos. «Quedan 940 días para una nueva era audiovisual», ha dicho la vicepresidenta en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

90 proyectos de transición

Este plan divide el territorio español en 73 áreas técnicas y 90 proyectos de transición, agrupadas a su vez en tres grupos. El primero lo forman núcleos de población inferior a 500.000 habitantes y alta cobertura de la nueva tecnología; el segundo lo componen poblaciones de 500.000 a 700.000 habitantes; y el tercero está formado por centros de población muy elevada y/o que requieren la instalación de muchos centros emisores para conseguir la cobertura adecuada.

Si todo va según los plazos previstos, antes del 31 de diciembre del 2008 se cortarán las emisiones de televisión analógica en dos proyectos piloto independientes de este plan –los de Soria y A Fonsagrada– que apenas representan al 1% de la población española. Estos formarán parte de las primeras fases de transición en ciudadanos que deberán sustituir la vieja tecnología por la nueva antes del 30 de junio del 2009.

La siguiente fase integra a otros 25 proyectos y a otro 19,8% de la población, que no tendrán acceso a la señal analógica el 31 de diciembre de 2009, con lo que ya sumarán el 32,4% de la población española. La última fase –que se corresponde con la residencia del 67,6% de la población española– concluirá en la fecha prevista al inicio, el 3 de abril de 2010.

Plan de «grandes dimensiones», según Industria

Los proyectos, repartidos por comunidades autónomas, se dividen en 15 para Andalucía, 13 para Castilla y León, 11 para Catalunya, 6 en Galicia y Canarias, otros 5 en Aragón, Castilla-La Mancha y la Comunidad Valenciana, 4 en el País Vasco, 3 en Baleares y Extremadura, 2 en Asturias, Madrid, Murcia, Cantabria, Navarra y La Rioja y, finalmente, uno en Ceuta y otro en Melilla.

Este plan ya fue aprobado en el mes de junio por la Comisión de Seguimiento de la Transición a la TDT, que la integran los operadores de televisión, colegios de ingenieros, fabricantes de equipos, instaladores de antenas, consumidores y usuarios y las comunidades autónomas.

Según el Ministerio de Industria, «se trata de un plan de grandes dimensiones sociales», ya que supone la sustitución tecnológica de un sistema de emisión de televisión prácticamente universal.