Ahora los virus "vienen de fábrica"


virus-mp3-petitDesde los iPod hasta los sistemas de navegación, algunos de los aparatos electrónicos más populares llegan a los negocios con accesorios inesperados: virus de fábrica que roban contraseñas, invitan a los hackers y producen toneladas de correo indeseado.

Según la agencia de noticias Associated Press, en la mayoría de los casos el origen de los ataques son las empresas chinas que fabrican los artículos y, probablemente, la presencia de los virus se deba a deficientes controles de calidad, más que a una campaña organizada de sabotaje.

No obstante, el descuido es sólo una posible explicación, no la única.
Si un virus es colocado en una de las primeras etapas de la producción, por un empleado corrupto o un hacker, los problemas pueden ser mucho más serios, señaló la misma fuente.

Por otro lado, es imposible seguirle el paso a las agresiones debido a que las compañías electrónicas no revelan demasiada información acerca de las organizaciones que contratan para fabricar sus aparatos.

“Son como las cucarachas. Uno enciende la luz de la cocina y salen todas corriendo. Parece que sólo existen esas, pero probablemente haya miles que uno no ve”, explicó Marcus Sachs, ex asesor de la Casa Blanca y quien dirige ahora una compañía especializada en temas de seguridad.

Asimismo, los analistas del sector consideran que los software infectados son incorporados a los dispositivos en las últimas etapas del proceso de producción, cuando ya han sido ensamblados y son conectados a una computadora para verificar que funcionan bien.

Si la computadora está infectada, puede traspasar el virus a todo aparato que se le conecta. La infección puede no ser intencional. A veces, por ejemplo, un empleado carga un aparato para su uso personal que está infectado y la contagia.

De acuerdo a Zulfikar Ramzan, investigador de Symantec, miles de personas cuyos programas antivirus no están actualizados pueden haber infectado sus PCs al conectarles productos nuevos y todavía no lo saben.

Además, Yossi Sheffi, profesor del Instituto de Tecnología de Massachussets, aseveró que vigilar a las empresas de China y otros países que fabrican estos aparatos es algo muy costoso, pero necesario porque los ataques se están sucediendo cada vez con más frecuencia.

Finalmente, cabe destacar que la falta de controles podría estar asociada a los beneficios derivados de encomendar la producción en lugares lejanos, cuyos bajos costos aseguran a las compañías tecnológicas una mayor rentabilidad.

[tags]Virus[/tags]