Apple se queja: Controlador impuesto por la justicia quiere cobrar 138.000 dólares por 2 semanas de trabajo


apple-ebooks

El gigante informático Apple se quejó este viernes del costo y de la injerencia en sus actividades del controlador independiente que le impuso la justicia, tras su condena en julio por fijar de forma ilegal el precio de los libros electrónicos.

El controlador, Michael Bromwich, está a cargo de vigilar las prácticas comerciales del grupo para asegurarse que no comete nuevas infracciones.

Apple debe pagar el costo vinculado a esta vigilancia, evaluada en 138.000 dólares por las dos primeras semanas de trabajo, según un documento transmitido por el grupo a un juez.

"La tarifa de 1.000 dólares por hora que reclama para sí mismo y de 1.025 dólares para su equipo jurídico son más elevadas de las que Apple jamás habría encontrado para cualquier tipo de tarea",  dijo la empresa en un comunicado.

Además Apple protesta por la voluntad de Bromwich de interrogar a dirigentes que no están implicados en la gestión del día a día de la empresa.

Él "presiona para entrevistas inmediatas" con el director general Tim Cook, el diseñador Jonathan Ive o miembros del consejo de administración como Al Gore, señala la nota del grupo.

En unas cartas dirigidas al consejo de administración e igualmente transmitidas a la justicia, Bromwich, por su parte, apunta a que es labor de la justicia estimar si sus facturas son exageradas y acusa al grupo de no ser cooperativo.

"Desgraciadamente comprobamos (…) una tendencia constante a tener retrasos, una ausencia de respuestas y una falta de cooperación", escribió.

El juicio se centró en un periodo de seis semanas, entre finales de 2009 y comienzo de 2010, en el curso del cual Apple negoció contratos con editoriales antes del lanzamiento de su tableta iPad proponiéndoles un nuevo modelo de negocio más rentable que suponía subir el precio medio de los libros electrónicos.

Un proceso separado debe producirse al año que viene para determinar las sanciones financieras.