Microsoft vuelve a recortar 7800 puestos de trabajo


Nadella
Microsoft anunció mediante un comunicado de su CEO, Satya Nadella, que recortará 7800 puestos de trabajo, en su mayoría del sector de producción de hardware de Windows Phone. Además, deberá pagar 7.6 mil millones de dólares por deudas relacionadas a la compra de Nokia, más una suma de entre 750 y 850 millones de dólares por la reestructuración. Los despidos se concretarán a lo largo de este año y al cierre del año fiscal 2016.

Hay que aclarar que la compañía no se está deshaciendo de su sector mobile. Microsoft todavía planea producir nuevos teléfonos Lumia y continua con el desarrollo de su flamante sistema operativo, Windows 10, para móviles y tablets. Inclusive, el gigante de Redmond todavía tiene en carpeta el lanzamiento de un flagship Lumia este año.

“En el corto plazo, queremos tener un sector más efectivo y enfocado en nuestro catálogo de teléfonos”, escribió Nadella en su mail a los empleados. Los esfuerzos de Microsoft se centrarán en tres columnas para revitalizar su segmento mobile: las empresas, los buques insignia y los compradores finales.

A pesar de todo, no queda claro el futuro del sector móvil de la firma y el recorte de personal no llega como una gran sorpresa. Luego del anuncio de los resultados del último cuarto del año, Nadella le afirmó a los analistas de The Wall Street Journal que Microsoft necesitaba “tomar acciones para reducir costos en todos los sectores para poder implementar nuestro plan de hardware con Windows 10”.

En el último tiempo, la empresa tomó decisiones difíciles (recordemos el despido del ex mandamás de Nokia, Stephen Elop). La semana pasada anunció que saldría del negocio de la publicidad en displays y que, además, vendería sus derechos sobre los mapas y los datos de Bing a Uber. Estos dos movimientos redujeron notablemente el número de empleados.

El año pasado, Microsoft recortó 18.000 puestos de trabajo en varias oleadas. El grupo más afectado fue el de ex trabajadores de Nokia con un total de 12.500 trabajadores desvinculados. El resto del personal despedido se divide en el sector de sistemas operativos, investigación, recursos humanos, ventas y finanzas.