Choque de trenes en Microsoft: Fondos de Inversión piden que Bill Gates deje la presidencia


bb

Los mismos inversores que apuestan por una dirección encabezada por el actual CEO de Ford. Alan Mulally, estarían moviendo hilos para que la marcha de Ballmer también coincida con la de Gates.

Tres de los 20 principales inversores en Microsoft Corp están tratando de convencer al consejo para presionar por Bill Gates para dimitir como presidente de la compañía de software que co-fundó hace 38 años, de acuerdo a personas familiarizadas con el asunto.

Mientras que presidente ejecutivo de Microsoft Steve Ballmer ha estado bajo presión durante años para mejorar el rendimiento de la compañía y precio de las acciones, esta parece ser la primera vez que los principales accionistas están apuntando a Gates para que abandone la presidencia de la compañía.

Los tres grupos de inversores están preocupados de que el papel de Gates como presidente impida la adopción de nuevas estrategias y limite el poder de un nuevo director ejecutivo para hacer cambios sustanciales. Además no se muestran nada contentos con el protagonismo que se le ha concedido a Gates en la búsqueda  del sucesor de Ballmer.

Aunque Gates dejo formalmente la compañía en el 2008 sigue siendo Presidente del Consejo de Administración y el mayor accionista individual con un 4,5%.

Choque de trenes

Según relatan fuentes cercanas a Microsoft, las desavenencias han tomado cuerpo a la hora de elegir el sustituto de Ballmer. Mientras que este último y Gates podrían apostar por el que fuera CEO de Nokia, Stephen Elop, los grupos de inversión que controlan algo más de un 5% preferirían colocar a la cabeza al actual CEO de Ford, un reconocido gestor que sacó al gigante automovilístico de la crisis aunque a costa de vender activos y participaciones que en su momento fueron consideradas estratégicas.

Elop representaría la “evolución lógica”  de Microsoft hacía un mundo basado en la movilidad mientras que en opinión de algunos inversores, el CEO de Ford centraría sus esfuerzos en el terreno de los servicios, un mercado menos glamuroso pero sin los peligros ni las aventuras en terrenos, como en el hardware, donde un error puede representar centenares de millones de pérdidas.

Este grupo de inversores preferiría un Consejo y una dirección más atenta al valor de la compañía que hacía un futuro cargado de incógnitas. En la última década el valor de las acciones se ha mantenido estancado aunque sus beneficios siguen siendo suculentos para cualquiera: 22.000 millones de dólares en el último año fiscal

¿Es el momento?

La noticia de que algunos inversores estaban empujando la destitución de Gates como presidente provocó reacciones diversas de los demás accionistas.

"Esto es desde hace mucho tiempo", dijo Todd Lowenstein, gerente de cartera de HighMark Capital Management, que posee acciones de Microsoft. "Sustituir a la vieja guardia por algunas miradas jóvenes puede proporcionar el oxígeno necesario para evaluar adecuadamente su estrategia corporativa".

Kim Caughey Forrest, analista de Fort Pitt Capital Group, sugiere que ahora no es el momento para que Microsoft retire a Gates, y que incluso podría jugar un papel más importante.

"He pensado que la compañía ha estado perdiendo un visionario de la tecnología", dijo. "Bill (Gates) podría hacerse cargo".

Otros accionistas importantes también coinciden con Caughey al considerar que la aportación de Gates en la compañía era más eficaz en el papel de consejero delegado que como presidente.

Jobs, Dell y otros….. y el futuro de Microsoft

Angel Cortés – En los últimos años la estrategia de Microsoft ha sido errática y confusa. Ha cometido errores de gran envergadura lanzando productos al mercado que nunca debieron salir de sus propios laboratorios de desarrollo. Sin embargo, el grave problema de Microsoft no ha sido Vista ni su llegada tardía a los teléfonos inteligentes sino la incapacidad que ha demostrado la dirección de la compañía en hacer llegar al consumidor el papel de liderazgo que aún ostenta en la industria tecnológica.

Otros competidores han tenido problemas similares o incluso más graves que los de Microsoft con sus productos aunque los han afrontado con una actitud distinta como corresponde a las compañías que marcan el ritmo de la innovación.

Es posible que aquellos que creen que un cambio total en la cúpula podría representar un cambio en la percepción que tienen los consumidores de la compañía.

Pero, la historia esta repleta de grandes fracasos cuando los inversores colocan al frente de las compañías tecnológicas a gestores y apartar a los visionarios.  Apple estuvo a punto de cerrar las puertas unos años después de despedir a Jobs; los inversores de Dell creyeron que a Michael Dell le había llegado ya la jubilación y asaltaron el consejo, provocando una crisis de gran magnitud en la compañía: En HP llevan años peleándose entre ellos sin que la compañía recupere el papel líder que tuvo en su momento…. y mucho me temo que un paso en falso en Microsoft podría llevar a la compañía a vivir situaciones similares.