Coches voladores… ¿cuándo llegarán?


Terrafugia

A principios de mayo de este año, la compañía  Terrafugia presentó su TF-X, un diseño conceptual para un radical nuevo tipo de vehículo de transporte que puede convertir el “coche volador” en una realidad para dentro de no mucho tiempo.

 

El cofundador de la compañía, Carl Dietrich explicó a la BBC que toda la tecnología necesaria para hacer realidad el coche volador ya existe y que sin en este terreno no se ha avanzado más se debe a la resolución de problemas y competencias regulatorias en ese terreno.

Si bien, todos dan por supuesto que la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos  debería ser el organismo que aprobará o certificará los automóviles voladores, no está nada claro a quien correspondería su control en las carreteras o en las ciudades.

«Nos parece que es el momento indicado para empezar a considerar seriamente los retos asociados con la creación de lo que la gente llama un auto volador», dijo a a la BBC el ejecutivo.

«La visión es tratar de crear el futuro del transporte individual con el que la gente ha soñado durante años».

Terrafugia es apenas una de varias compañías que proponen la idea y ha estado recibiendo pedidos por un diseño anterior -el Transition, un aeroplano con alas plegables, legal para conducir en carretera- por muchos años.

El diseño TF-X es más futurístico y más parecido a como nos hemos imaginado que sería un auto volador.

Para subir y bajar

Una de sus principales ventajas es la habilidad de despegar y aterrizar verticalmente, como un helicóptero.

Cuando funciona como auto, el híbrido puede depender de sus motores eléctricos y baterías.

Para despegar necesita más poder, por lo que usa el motor de combustión de hidrocarbono. Las alas plegables se extienden. Las dos enormes cápsulas con motores a cada lado del vehículo se ponen en posición vertical y las hélices proporcionan la elevación.

Cada cápsula contiene 16 motores eléctricos independientes, con su propio regulador y batería, de manera que las consecuencias de una falla no sean catastróficas.

Cuando llega a la altitud requerida, las cápsulas pasan a apuntar hacia adelante. Un ventilador de flujo guiado en la parte de atrás produce el impulso y las alas empiezan a operar como una superficie aerodinámica convencional para proveer la elevación mientras acelera. A toda velocidad, las hélices se retraen y el vehículo entra en velocidad crucero.

El TF-X alcanza una velocidad máxima de 322km por hora, y un rango propuesto de 805km por hora.

«Una de las grandes ventajas de una aeronave eléctrica es que existe la oportunidad de cambiar lo que ha sido típico en la aviación hasta el momento, que es tener uno, dos, o cuatro motores máximo», explica Dietrich.

Visiones todoterreno

«Es una propuesta interesante, definitivamente», opina Frank Nieuwenhuizen, ingeniero aeroespacial del Instituto Max Planck para cibernética biológica, y una de las personas involucradas en el proyecto EU MyCopter, que examina cómo la industria del transporte aéreo puede cambiar durante el próximo siglo.

No obstante, Nieuwenhuizen advierte que las visiones futurísticas no son suficientes para hacer que los autos vuelen.

«No se trata solamente del vehículo, sino de un sistema completo que tiene que ser montado para que algo así sea útil. La aceptación es una gran parte de ello y es ahí donde todavía falta mucho trabajo, en el sentido de qué va a pasar cuando algo así esté disponible… ¿va a querer la gente vehículos voladores sobre sus hogares todo el tiempo?».

A Mario Gerla, catedrático e investigador de los problemas de la congestión de tráfico, polución y transporte inteligente en la Universidad de California, le gusta la idea pero también advierte que el concepto todavía tendrá que sortear varios obstáculos.

«Siempre pensamos ‘¡qué rico sería!’ cuando estamos en medio del tráfico, poder de repente despegar y volar a dónde queramos», le dice a la BBC.

«Yo entiendo la idea de volar de aeropuerto a aeropuerto, doblar las alas y convertirlo en auto. En el aire, sería sólo otro avión más. Pero si uno despega de un estacionamiento para volar hasta unas cuadras más allá, es más parecido a un helicóptero. Es más flexible e interesante, pero quizás más peligroso».

Terrafugia originalmente esperaba estar despachando su modelo menos radical, Transition, en 2009, pero ahora estima que sus primeros clientes lo recibirán en 2015 o 2016. En el caso del TF-X, Dietrich reconoce que falta mucho para que el concepto pueda volar, sin embargo asegura que el discutir la idea pronto ayuda a que se reduzca el tiempo que tomará convertirlo en realidad, algo que según los estimados actuales tomará entre ocho y 12 años.

«Somos una compañía pequeña. Tenemos experiencia en el desarrollo de vehículos para tierra y aire pero nunca hemos desarrollado aeronaves de propulsión eléctrica. Por esa razón hemos hecho público el concepto, para encontrar socios potenciales».

Ya se pueden reservar los TF-X, a pesar de que el precio no ha sido revelado. Se espera que cuesten más de los US$279.000 en que está valorado el Transition.

Pero incluso aquellos de nosotros que probablemente no podremos darnos el lujo de comprar autos voladores apenas salgan al mercado nos beneficiaremos de que otros lo hagan, señala Gerla.

«Si se puede hacer que algunos carros leviten, vuelen y sean depositados en otra parte, se descongestionarán las calles: (en Los Ángeles) con sólo quitar un 10 o 15% de los autos, el tráfico fluiría mejor».

Fuente BBC Mundo