Codemasters despliega maldad en estado puro con el último tráiler de Overlord.


Lidera un ejército de leales súbditos, conquista un universo de hilarante fantasía, reconstruye la Torre Lúgubre y conviértete en el dictador definitivo…
Estas son básicamente las tareas que tienes encomendadas en Overlord, el título desarrollado por Triumph Studios y publicado por Codemasters durante el próximo mes de junio que mezcla acción y RPG a raudales.

Si quieres saborear una pequeña muestra de lo que encierra el juego, puedes echar un vistazo al nuevo tráiler que han preparado los creadores de Overlord.

En Overlord, los jugadores comienzan su aventura en la piel de un encantador personaje (maticemos encantador: de lo más déspota) que tiene a su disposición una pequeña tropa de sumisos siervos compinchados. Según se vayan ocupando las diferentes zonas del reino, el Overlord será testigo de cómo su poder va creciendo paulatinamente hasta llegar a alcanzar una fuerza sobrenatural y desmesurada, acompañada de devastadores hechizos y, como ya hemos dicho, un ejército de esbirros felices de ser cruelmente dirigidos.

A medida que el Overlord se desarrolla y crece, sus necesidades por obtener un arsenal de batalla más efectivo y poderoso van en aumento. Asalta contenedores gigantes donde se funden extraños metales para forjar artillería pesada que haga honor a la creciente magnificencia y grandeza de tu personaje. Aparte de estas aleaciones, podrás arrojar las extrañas almas de tus súbditos para formar nuevos elementos… Unas cuantas decenas de esbirros Bermejos mezclados con el fundente fuego puede dar como resultado una impresionante y de lo más práctica espada en llamas.

Tras comandar con éxito a tus siervos y conquistar las diferentes áreas del reino, el Overlord aún dispone de una base que reconstruir. Al principio del juego, tu torre, además de hogar, se encuentra completamente en ruinas. Una vez que has recuperado todas las tierras, saqueado todos los objetos de valor y sometido a tus enemigos, es hora de que la Torre Lúgubre recupere su antiguo esplendor, habitada a su vez por cientos de tus esbirros.

Dentro del fortín podemos encontrar la Sala Magna; desde esta estancia viajar hasta el exterior a través del Portal de la Torre es tarea fácil. Más abajo, en las Mazmorras, tus enemigos, aún vivos pero completamente derrotados, no saben lo que se les viene encima. La diversión y crueldad del Overlord y su ejército de esbirros no conocen límites. Mientras tanto, en las Dependencias Privadas, puedes tomarte un pequeño respiro y disfrutar de la compañía de tus ¡ejem! “queridas”…