Colocan los comics de Tintín en la sección para adultos


tintin-congo-petitEl reportero del cómic «Tintín», del autor belga Hergé, se perfila como la nueva víctima potencial de la corrección política en Estados Unidos, donde tras ser acusado de racista en Gran Bretaña la librería Borders anunció que desplazará el libro a la sección de adultos.

Agencias – Tras la polémica de 2005 entre México y Estados Unidos en torno al personaje del cómic mexicano Memín Pinguín, un negrito que se hizo famoso en los años 40, su hermano Tintín, de una década mayor, podría sufrir la misma suerte.

La librería Borders que distribuye el título en Estados Unidos anunció en un comunicado que «dado que ‘Tintín en el Congo’ podría resultar ofensivo para alguno de nuestros clientes, hemos decidido colocar el título en las secciones de nuestra tienda, dedicada principalmente a los adultos».

Al tiempo que anunció el traslado de Tintín a las estanterías de «novelas gráficas» para adultos, Borders de Estados Unidos señaló estar comprometida con «el derecho de nuestros clientes a elegir lo que leen y lo que compran».

«Creemos que los adultos tienen la capacidad de evaluar esta obra en su contexto y tomar su propia decisión sobre si leerlo o no», agregó la empresa.

La medida se produce tras una polémica creada en Gran Bretaña, cuando la misma empresa hizo lo propio en sus librerías británicas luego de que un Comité para la Igualdad Racial (CRE) protestara por considerarlo racista.

«Este libro contiene imágenes y diálogos que implican prejuicios racistas abominables, donde los indígenas salvajes parecen monos y hablan como imbéciles», según el CRE.

El estudio Hergé de Bruselas buscó bajarle el tono a la polémica declarándose sorprendido. «El propio Hergé calificaba aquel segundo álbum como un pecado de juventud», dijo su portavoz Marcel Wilmet. En la República Democrática del Congo el libro está en venta libre sin crear incidentes. Precisamente, el propio Herge realizó numerosas modificaciones del original en 1946 y rebajó el tono «colonialista» del primer trabajo publicado inicialmente en 1930.

Olvidar precisamente este hecho es precisamente el error de los que han iniciado la campaña que en sus últimas consecuencias y gracias al clima de corrección política podría llevar al ostracismo desde obras clásicas de la literatura a magnificas creaciones plásticas… como ya intentaron algunos al intentar vetar que los niños pudieran ver la «la maja desnuda» de Goya por no estar decorosamente vestida.

Hace dos años, la edición de un sello postal para celebrar el cincuenta aniversario de Memín Puinguín levantó una ola de protestas en Estados Unidos, donde el cómic fue acusado de divulgar un estereotipo negativo de los negros.

La serie de cinco estampillas suscitó una polémica tal que intervinieron congresistas norteamericanos y el entonces presidente mexicano, Vicente Fox.

La consecuencia más concreta del debate fue un espectacular aumento de la venta de los sellos, que los coleccionistas revendieron frenéticamente por varias veces su valor.

Lo mismo podría suceder con Tintín: las ventas de «Tintín en el Congo» ya se multiplicaron en más de 3.000% en Gran Bretaña y figuraban en el puesto número ocho de ventas de la distribuidora por correspondencia Amazon.