Cuba levantó la prohibición de vender computadores, DVD y electrodomésticos


La medida suscrita por La Habana es percibida como una señal de apertura del nuevo presidente, Raúl Castro.

Cuba puso fin a la prohibición que pesaba sobre la venta de computadores, lectores de DVD o video y otros aparatos eléctricos. En una primera señal de apertura, el presidente del país, Raúl Castro, firmó el levantamiento de la prohibición, que incluye también ollas a presión o televisores.

Ya cuando se produjo el relevo de Fidel por Raúl, el gobierno cubano anunció que tenía la intención de tomar algunas medidas con incidencia directa en la población.

De hecho, nada más hacerse con el poder, Raúl afirmó que "la prioridad del país sería satisfacer las necesidades de la población, tanto materiales como espirituales".

En lo que se aprecia como una primera señal del levantamiento de algunas restricciones que afectan a la vida diaria de los cubanos, el Gobierno anuncia que "basándose en la mejora de la disponibilidad de electricidad, el más alto nivel del Gobierno ha aprobado la venta de equipamientos eléctricos que estaban prohibidos", dice un memorando gubernamental.

Hasta ahora, sólo se permitía la compra de computadores en Cuba a los extranjeros y a las empresas, mientras que los reproductores de DVD eran intervenidos en la frontera hasta el año pasado.

Entre esos aparatos están los reproductores de video y DVD, las televisiones de 19 y 24 pulgadas, las ollas eléctricas a presión, las bicicletas eléctricas, las alarmas de los autos y los hornos microondas.

A partir de ahora, podrán ser adquiridos libremente por los cubanos. De la norma quedan excluidos, de momento, los aparatos de aire acondicionado y las tostadoras, debido a problemas de suministro eléctrico.

Por el momento, en todo caso, no hay información sobre la medida y las tiendas de aparatos eléctricos afirman no saber nada.

Los cubanos tendrán que pagar por los nuevos aparatos en pesos convertibles, que valen 24 veces más que los pesos cubanos, en los que se pagan los sueldos a los funcionarios.

La venta de muchos aparatos eléctricos fue prohibida en los 90 debido a que el colapso de la Unión Soviética privó a Cuba de miles de millones de dólares en efectivo y en suministros de petróleo enviados por Moscú, lo que produjo una carestía energética que obligó a cortes de electricidad de hasta 18 horas diarias.

La situación mejoró un tanto en 2006 debido al petróleo venezolano enviado por Hugo Chávez. (Agencias)

La medida suscrita por La Habana es percibida como una señal de apertura del nuevo presidente, Raúl Castro.

Cuba puso fin a la prohibición que pesaba sobre la venta de computadores, lectores de DVD o video y otros aparatos eléctricos. En una primera señal de apertura, el presidente del país, Raúl Castro, firmó el levantamiento de la prohibición, que incluye también ollas a presión o televisores.

Ya cuando se produjo el relevo de Fidel por Raúl, el gobierno cubano anunció que tenía la intención de tomar algunas medidas con incidencia directa en la población.

De hecho, nada más hacerse con el poder, Raúl afirmó que "la prioridad del país sería satisfacer las necesidades de la población, tanto materiales como espirituales".

En lo que se aprecia como una primera señal del levantamiento de algunas restricciones que afectan a la vida diaria de los cubanos, el Gobierno anuncia que "basándose en la mejora de la disponibilidad de electricidad, el más alto nivel del Gobierno ha aprobado la venta de equipamientos eléctricos que estaban prohibidos", dice un memorando gubernamental.

Hasta ahora, sólo se permitía la compra de computadores en Cuba a los extranjeros y a las empresas, mientras que los reproductores de DVD eran intervenidos en la frontera hasta el año pasado.

Entre esos aparatos están los reproductores de video y DVD, las televisiones de 19 y 24 pulgadas, las ollas eléctricas a presión, las bicicletas eléctricas, las alarmas de los autos y los hornos microondas.

A partir de ahora, podrán ser adquiridos libremente por los cubanos. De la norma quedan excluidos, de momento, los aparatos de aire acondicionado y las tostadoras, debido a problemas de suministro eléctrico.

Por el momento, en todo caso, no hay información sobre la medida y las tiendas de aparatos eléctricos afirman no saber nada.

Los cubanos tendrán que pagar por los nuevos aparatos en pesos convertibles, que valen 24 veces más que los pesos cubanos, en los que se pagan los sueldos a los funcionarios.

La venta de muchos aparatos eléctricos fue prohibida en los 90 debido a que el colapso de la Unión Soviética privó a Cuba de miles de millones de dólares en efectivo y en suministros de petróleo enviados por Moscú, lo que produjo una carestía energética que obligó a cortes de electricidad de hasta 18 horas diarias.

La situación mejoró un tanto en 2006 debido al petróleo venezolano enviado por Hugo Chávez. (Agencias)

[tags]Cuba[/tags]