Doom cumple 20 años


dumveinte

Hace exactamente dos décadas, uno de los títulos más reconocidos de los videojuegos vio la luz para cambiar a la industria del entretenimiento para siempre. Se trata del primer capítulo de Doom, un shooter al cual le debemos Halo, Call of Duty y otros populares títulos modernos.

Hoy en día la industria de los videojuegos está saturada de shooters en primera persona que han cansado a los jugadores debido alo genérico de su material. La reproducción de una atmósfera que envuelve al jugador en las batallas más sangrientas de la Segunda Guerra Mundial o los conflictos bélicos actuales han llegado a un nivel de realismo tal que ya lo damos por hecho; sin embargo, todo esto tiene un origen: Doom.

Lanzado un 10 de diciembre de 1993, id Software, el estudio que saltó a la fama por su popular shooter Wolfenstein 3D, Doom marcó un salto cuántico entre los títulos que se jugaban en aquella época y lo que se podía hacer con una arquitectura totalmente nueva.

El concepto de Doom era similar al de Wolfenstein 3D; el jugador controlaba a un personaje en una perspectiva de primera persona para navegar por estrechos corredores llenos de enemigos a quienes había que aniquilar con todo tipo de armas; sin embargo, los creadores de este juego dedicaron más de un año en asegurarse a que Doom se diferenciara de sus predecesores al entregar un lúgubre argumento que combinó la ciencia ficción con el terror y un avanzado sistema visual que hizo historia.

A 20 años del lanzamiento de Doom, es virtualmente sencillo recrear una atmósfera realista totalmente explorable y llena de vida. Ejemplos del perfeccionamiento del género del shooter en primera persona se encuentran en Bioshock: Infinite, FarCry 3 o Battlefield 4; sin embargo, en 1993, crear un escenario que simulara la impresión de tercera dimensión y que, a la vez, contara con detalldas texturas era una proeza que sólo se lograba con años de dedicación pues las gráficas de videojuegos aún eran demasiado sencillas.

wolf3d

Wolfenstein 3D

Es ahí donde recae la importancia del aniversario número 20 de un título como Doom. Que dos décadas después de su lanzamiento, sus logros técnicos hayan logrado iniciar un género que hoy en día disfrutamos en títulos que, gracias al trabajo de visionarios como John Carmack y John Romero, generan miles de millones de dólares al año en ventas.

La historia

El concepto de Doom es sencillo pues lo que se buscaba era un diseño impecable y no una historia súper interesante.

El jugador controla a un Marine espacial genérico apodado "Doomguy" que debe liberar las bases espaciales de Marte y sus lunas Fobos y Deimos de interminables hordas de zombis y demonios salidos directamente de un portal al infierno que fue creado accidentalmente debido a una negligencia científica. Es todo.

El jugador – o Doomguy- toma un arma y comienza a matar a cuanta cosa se encuentre. Ésa es la premisa de uno de los títulos que empujó las barreras de las computadoras y definió a la PC como la principal plataforma de videojuegos.

doom-screen-01

El legado

A pesar de las duras críticas que Doom recibió por parte de la crítica conservadora que marcó al juego como uno de los títulos más violentos de la historia debido a su "realismo" y temas de índole infernal, Doom logró generar una sólida base de fans y entusiastas del mod (modificación de juegos) que creó cientos de niveles alternos que hoy en día son jugados en miles de servidores al rededor del mundo.

Mientras los fans creaban contenido para el juego que amaban, id Software lanzó adaptaciones, expansiones, actualizaciones y secuelas, la más reciente Doom 3 (2004) y sus expansiones.

Por otra parte, el título apareció en parodias, cómics y el cine, mientras que su infliencia se dejó ver en decenas de títulos cuyos creadores clonaron el código fuente del juego para adaptarlo a sus propias historias. Ninguno de estos clones logró el éxito de Doom, pero la influencia de este juego vive hasta nuestros días.

Virtualmente en cada plataforma inimaginable (celulares, consolas portátiles, sistemas operativos y consolas caseras), Doom es un juego obligado para todos los entusiastas que buscan descubrir uno de los ejemplos más importantes del avance de los videojuegos y el crecimiento de su influencia dentro y fuera de la industria del entretenimiento digital.