Dormir poco provoca accidentes de tráfico


Imagen

Según el RACE, la fatiga es la cuarta causa de accidente en España. Concretamente, en su informe "Fatiga y Conducción 2008", señalan que tres de cada cuatro españoles han conducido con síntomas de fatiga.

A juicio de la Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles (ARHOE) existe una relación directa entre los usos horarios españoles y el alto número de accidentes de tráfico que hay en España, las cifras más altas de nuestro entorno. "En España nos acostamos tarde y nos levantamos pronto, lo que provoca que no se respeten las 8 horas de sueño que son necesarias habitualmente para un buen descanso." La Comisión denuncia los siguientes aspectos como algunos de los causantes de estos malos hábitos:

  • La programación de la televisión, con los espacios de máxima audiencia programados a horas muy tardías.
  • Las jornadas maratonianas de trabajo, que provocan que se salga muy tarde del mismo, a lo que se añade el tiempo de desplazamiento -aproximadamente 45 minutos de media en las grandes ciudades- desde el lugar de trabajo al domicilio.
  • Todo ello provoca que no haya tiempo para la conciliación personal, para la pareja, para los hijos, etc. La cena es tardía, y la hora de acostarse una singularidad europea.

Estos elementos son la causa de que en general el español duerme de promedio 50 minutos menos que la media europea.

Según ARHOE la falta de descanso, motivado por las pocas horas de sueño, es un verdadero problema para nuestra sociedad que no sólo tiene consecuencias en la salud de las personas y en su rendimiento laboral, sino también en la siniestralidad en el mundo del trabajo -España es uno de los países europeos con más accidentes laborales- y según el último estudio del RACE también en el número de accidentes de tráfico.

Por unos horarios más racionales

La necesidad de unos horarios racionales tiene como objetivos prioritarios: conciliar nuestra vida personal, familiar y laboral; favorecer la igualdad; aumentar la productividad; disminuir la siniestralidad; facilitar la globalización; mejorar nuestra calidad de vida; cuidar y mantener hábitos saludables; dormir el tiempo suficiente; apoyar el rendimiento escolar; y, en definitiva, dar mayor valor al tiempo. Todo esto pasa, ineludiblemente, por racionalizar nuestros horarios, humanizarlos, para hacerlos convergentes con los países de economías más avanzadas.

[tags]Horarios[/tags]