Editores europeos presionan para que la Unión Europea diga no a «Google Books»


El buscador estadounidense defendió hoy ante la Comisión Europea (CE) su modelo de digitalización de libros, que ha recibido duras críticas de países como Alemania, que teme que no esté consultando a los autores para su difusión, y que ha generado desconfianza entre editores y autores europeos, que alertan de que la empresa podría generar un monopolio.

La Comisión ha iniciado hoy una audiencia informativa a la que ha invitado a responsables de Google, así como a instituciones culturales, titulares de los derechos de autor, empresas del ámbito de las tecnologías de la información y asociaciones de consumidores para abordar la digitalización de libros en la UE.

El director de ingeniería de Google Books, Daniel Clancy, afirmó en una rueda de prensa que ese proyecto desarrollado en Estados Unidos ‘democratiza el acceso a la información’ y contribuye a que nuestra herencia cultural ‘no quede atrás’.

Clancy aseguró no tener una ‘visión’ del sistema que podría implantarse en la UE, aunque reconoció que una armonización de los derechos a nivel europeo ‘facilitaría las cosas’.

Durante la audiencia, Google explicó a la Comisión el acuerdo logrado con los autores y editores estadounidenses para que los titulares de los derechos de autor reciban el 63 por ciento de los beneficios que sus obras generen en Google Books Search.

Clancy, que mañana mantendrá una reunión con la comisaria europea de Sociedad de la Información, Viviane Reding, afirmó en cambio que Google Books quiere que los autores tengan el ‘control’ de sus obras y obtengan beneficios de ellas con su digitalización.

‘Un proveedor es mejor que ninguno y tener muchos proveedores es mejor que tener uno’, apuntó, en referencia a la competencia en el sector.

Frente a las reticencias de los europeos a su proyecto, aseguró que los títulos de autores de la UE que aún estén disponibles en sus librerías en su país de origen, pero descatalogados en Estados Unidos, no serán ofrecidos en Google Books a menos que se negocie su digitalización con los propietarios de sus derechos.

Añadió que la compañía envió este fin de semana a importantes editores de la UE una carta en la que les garantizó su intención de incluir a representantes europeos en la gestión del registro de libros que ofrece Google Books.

El responsable de Google para acuerdos sobre libros en Europa, Santiago de la Mora, agregó que la implantación del modelo de Google Books en la UE, ‘tal cual, es imposible’, ya que ‘emana de un proceso de negociación en Estados Unidos’, y destacó que corresponde a los europeos decidir cómo quieren llevar a cabo la digitalización de sus volúmenes.

Editores europeos reiteran el No a Google Books

Por su parte, las organizaciones que representan a editores, bibliotecas, defensores de derechos de autor así como compañías activas en comercio online reiteraron ante la Comisión Europea que el acuerdo propuesto por Google Books en Estados Unidos es inaceptable en las formas actuales, señalando que este acuerdo conllevaría un monopolio de facto.

“Hay voluntad de encontrar soluciones pero el acuerdo propuesto no es el adecuado,” señala David Wood, Consejero Legal de ICOMP, una iniciativa por un Mercado online competitivo, en una conferencia organizada conjuntamente por ICOMP, Börsenverein des Deutschen Buchhandels, CEPIC (Coordinadora de las agencias de Prensa gráfica europeas), Internet Archive / Open Book Alliance y EBLIDA, (la agencia europea de bibliotecas y asociaciones de información y documentación). La reunión tuvo lugar previamente a la vista organizada por la Comisión Europea en Bruselas para tratar el asunto.

“Necesitamos soluciones claras e inteligibles y no complejas y opacas, que reconozcan el equilibrio entre usuarios y titulares de derechos de autor y así mismo, promover la competitividad de los servicios online,” afirma Wood. “Con la situación que se ha planteado actualmente, el acuerdo conllevará la creación de un monopolio de hecho en el acceso digital a millones de documentos, incluyendo muchas obras europeas,”

“No deberíamos permitir que una única entidad de Estados Unidos dicte un modelo de registro de derechos,” señala Peter Brantley de Internet Archive and Open Book Alliance.

El acuerdo también los derechos de copyright de titulares y autores ya que “el acuerdo crea unas condiciones de Mercado especiales que únicamente benefician a Google”, señala Sylvie Fodor de CEPIC. “CEPIC nunca apoyará dicho acuerdo”.

Jessica Sänger de Börsenverein des Deutschen Buchhandels señaló, siguiendo la misma línea, que el acuerdo “no es aceptable para los autores y editores alemanes ya que es irreconciliable con los principios de la ley de copyright europea”, una preocupación también mencionada por el gobierno alemán la pasada semana en una amicus brief enviado a la corte de Estados Unidos que tomará una decisión sobre el acuerdo en octubre.

Sänger se congratuló por la intervención del gobierno alemán e instó a otros gobiernos europeos a continuar esta iniciativa, señalando que “una acción de Estados Unidos no debería reemplazar el proceso legislativo de la Unión Europea”.

Joanne Yeomans de la agencia europea de bibliotecas y asociaciones de información y documentación (EBLIDA) añadió: “No queremos que la naturaleza monopolística del acuerdo de Google nos lleve a un servicio de segunda para los usuarios europeos.”

Los organizadores solicitaron a la Comisión que trasladen sus preocupaciones al Tribunal de Estados Unidos

La posición de la UE

Los editores europeos son conscientes de que parte de los mandatarios de la Unión ve con buenos ojos la iniciativa de Google debido a la posibilidad de digitalizar miles de libros que hoy se encuentran en las bibliotecas europeas.

La comisaria Reding y su homólogo de Mercado Interior, Charlie McCreevy, abogaron en un comunicado por crear un nuevo marco legal en la UE que permita el desarrollo de proyectos de digitalización de libros.

Para hacer frente a esa ‘hercúlea’ tarea, los comisarios mostraron su buena acogida a los acuerdos entre el sector público y el privado siempre y cuando respeten ‘totalmente‘ las leyes de propiedad intelectual, para ‘asegurar una remuneración justa’ a los autores.

Tanto Reding como McCreevy consideraron que los legisladores europeos deben crear un marco regulador que abra el camino a un despliegue rápido de estos servicios, ‘similar‘ al que el reciente acuerdo logrado por Google ha hecho posible en Estados Unidos.

Bruselas pretende analizar diferentes propuestas que aceleren la digitalización de obras completas descatalogadas o ‘huérfanas’, aquellas sujetas a derechos de autor pero cuyo autor no puede ser identificado, que en su conjunto representan al 90 por ciento de los fondos de las bibliotecas nacionales de la UE.

[tags]Derechos de Autor,Google,Google Books[/tags]