EEUU vigilará la actividad de Snapchat durante 20 años tras ser acusado de engañar a sus usuarios.


Este jueves la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) de Estados Unidos realizó un importante dictamen contra la aplicación de mensajería Snapchat.

 

La organización acusó al programa de "engañar" a sus usuarios con respecto a una de las características centrales de este programa, su capacidad de borrar los mensajes al poco tiempo de enviarlos.

De acuerdo a la acusación de la FCC, la capacidad de borrar los mensajes enviados por sus usuarios era en realidad "engañosa", ya que los mensajes y fotos compartidos a través del programa podían ser capturados de forma permanente con aplicaciones de terceros o simples pantallazos al teléfono.

La acusación señala, además, que la aplicación captaba más información de los usuarios de lo que advierten, desde los mismos contenidos compartidos hasta los datos privados de las personas.

A causa de este dictamen, Snapchat acordó "no tergiversar su política de privacidad, seguridad o confidencialidad de la información de los usuarios". Además, a esto se sumará la obligación de ser monitoreado por 20 años por una entidad que vele por la privacidad de sus servicios.

Al respecto, Snapchat solamente ha señalado que este último año ha sido un periodo de aprendizaje a punta de ensayo y error. No obstante, señalan que la privacidad se mantiene como su principal preocupación.

"Estamos enfocados en defender la privacidad de nuestros usuarios, para a dar a los Snapchatters el control sobre cómo y con quién se comunican. Esto es algo que siempre hemos tenido en cuenta, y siempre lo tomaremos en serio", señaló la empresa en un comunicado.

Parte de esta información salió a la luz luego de que Snapchat sufriera una importante brecha de seguridad que expuso los números de teléfono y nombres de 4,6 millones de sus usuarios. Un hecho que según la FCC "podría conducir a spam, phishing y otras comunicaciones no solicitadas".