El «bloger más odiado» se fuga de los EEUU para evitar la cárcel.



Se llama Casey Serin, tiene 24 años y cuenta con el merito de haber sido nombrado el «bloger más odiado de la red».

Serin es uno de esas muchas personas que han visto crecer su fama, popularidad y dinero gracias a Internet. Poco o casi nada ha aportado, aunque no es el único. En los últimos años, la llamada Web 2.0 ha permitido crear una nueva generación de «ciberemprendedores» cuyo único merito se ha basado en la especulación o en la venta de humo para erigirse en modelos que aunque criticados muchos quieren emular.

El caso de Serin es del todo curioso. A través de un weblog el «emprendedor» iba contando su particular manera de ganar dinero. Compraba casas financiándolas con hipotecas y después las vendía.

En total pidió 2.2 millones de dólares para financiar sus compras. Sin embargo, Serin se olvidaba de informar a sus clientes de que la hipoteca aún estaba pendiente y que por lo tanto debía hacerse cargo de ella además del importe que este le pedía.

Con varias demandas de «foreclosure», Serin decidió abandonar los EEUU refugiándose en Australia para evadir las acciones de la justicia.

Bloguero de Moda

Curiosamente, Serin ha ganado más dinero en los últimos meses gracias a su weblog que vendiendo casas.

Miles de personas entraban diariamente a su web para insultarlo o criticar sus métodos. Otros para aconsejarlo de como lidiar en el mundo empresarial y no faltaban aquellos que le daban también opiniones sobre otros posts relacionados con la vida personal del bloger que también narraba en su espacio.

Entrar en el blog de Serin se ha convertido casi en un deporte nacional lo que le está proporcionado una gran popularidad escalando posiciones en el ranking de Google.

El mismo reconoció que ganaba mucho dinero con los anuncios de Google que exponía en su web y su fama alcanzo tan nivel que incluso Wired le dedicó un reportaje.

Pocos días antes de decidir abandonar los EEUU recibió una oferta para escribir un libro contando sus peripecias y aventuras.

Ahora desde Australia piensa dedicar mayor tiempo a ese proyecto así como mejorar su weblog para seguir ganando dinero de aquellos que lo insultan… Y es que la fama siempre viene bien la el negocio.