El Top Ten pirata de la Campus Party


Imagen

Entre los gustos de los asistentes destacan las serie basadas en hospitales y médicos: todas las temporadas de House y las de Anatomía de Grey han sido algunas de las más descargadas.

Pero les siguen muy de cerca los capítulos de Pérdidos y en especial, la cuarta temporada doblada al español. ‘Lo que más se descarga la gente son series de ciencia ficción y también de acción’, argumentaba un campusero madrileño que se lleva casi 2 terabytes (2.000 gigas ó 2 millones de megas) en producciones televisivas, cine en alta definición (HD en inglés), dibujos animados y manga, incluso en japonés subtitulado. ‘Películas X es de lo que más hay.

De eso lo que quieras’, comentaba otro asistente a la reunión tecnológica de Valencia. En la red interna de la Campus Party se puede consultar lo que comparte cada uno. Entre los que ofrecen más material, hay un grupo de amigos que cuelga hasta 13 terabytes en contenidos.

El segundo es un veterano campusero que, él solito, ofrece 10 teras de series, películas, etc…

En el puesto décimo, se comparte hasta 2,4 teras de producciones audiovisuales. Los gustos de la mayoría de campuseros, que hay de todo, se decantan por series del tipo Prison Break, Héroes, Sobrenatural (las tres temporadas al disco duro), Stargate o Kyle XY. De dibujos animados, unas de las más descargadas han sido las 17 temporadas de Los Simpson en castellano (la 18ª se estrena ahora en EE.UU). Derechos de autor Las opiniones sobre el canon digital y los derechos de autor son muy variadas entre los 25 campuseros consultados en la mañana de ayer. Algunos, curiosamente de los más jóvenes, estarían dispuestos a pagar una cantidad ‘razonable’ por cada descarga que se hiciera desde internet.

‘Por ejemplo, 20 ó 30 euros por un juego que te cuesta 50 ó 60 euros’, sostenía un participante. Otro también se mostraba a favor de pagar algo: ‘Diez euros por una serie sí los pagaría.’ Eso sí, en ese supuesto, ‘no tendría ningún sentido que se cobrara un canon’, un impuesto en los cd, los dvd o los aparatos grabadores.

Un campusero de Huelva lo tenía muy claro: ‘Si sólo me descargo música en inglés, ¿por qué le tienen que pagar del canon a alguien como Ramoncín que a nadie le interesa, que sacó un disco hace 20 años y luego otros dos iguales?. Lo de la SGAE es un negocio que se han montados unos pocos que no interesan a nadie. ¿A dónde va ese dinero?’.

‘Tendría sentido si el dinero fuera a parar al autor concreto de lo que te bajas de internet’, apuntaba otro, junto a una bandera negra con dos tibias y una calavera. La música, en realidad, no se encuentra ni de lejos entre lo más compartido en la Campus Party. Sólo algunos grupos o artistas: Radiohead, Muse, Jarabe de Palo y ‘el último de Carla Bruni.

A mí me gusta’, reconocía un campusero de 18 años. ‘Yo por ejemplo, me bajé la primera temporada de Perdidos. Me gustó y me las he comprado todas.

Lo que te gusta de verdad lo vas a comprar. Lo otro, te lo bajas, lo ves 5 minutos y lo tiras’, argumentaban ayer en Feria Valencia. Otro campusero de Madrid, algo más veterano, hacía otra reflexión.

‘Los precios de la música son desorbitados. Se ha demostrado con Operación Triunfo que se puede sacar un cd a la semana por 9 euros y vender 100.000 copias.

Eso es porque es rentable. Cobrar más es abusivo’, comentaba. Este mismo asistente a la Campus, treintañero, añadía: ‘A mí lo que me gusta lo tengo en mil formatos y mil calidades.

Aquí, por ejemplo, me bajo Blade Runner, Star Wars o Matrix en HD’. El 80% de los materiales compartidos en la red interna de la Campus son series actuales. Algunos buscan clásicos (Barrio sésamo o Vicky el vikingo) o rarezas, muy difíciles de encontrar o descargar en internet.

‘Aprovechas la Campus porque con 6.000 personas es fácil encontrar lo que buscas’, advertían. Pero sobre los derechos de autor, los hay muchos más radicales: ‘Si hubiera que pagar algo, ni me bajaría nada de internet ni me compraría nada en la tienda’.

Otros subrayan, con rotundidad: ‘Lo que hay en internet es público y libre. ¿Por qué hay que pagar?’. Alguno matiza, un poco en broma: ‘Lo mejor es compartir las cosas’.

También los hay que sólo se han bajado algunos juegos (World of Warcraft, Sin City, Guitar Hero 3…) y varios que únicamente se han descargado ‘software (programa informáticos) libre y aplicaciones para el trabajo’. La mitad de los campuseros que colaboraron en esta mini-encuesta, admitieron haberse comprado ya en Valencia, uno o dos discos externos de 500 gigas, para poder descargarse más y más cosas. ‘Mucha gente viene a pillarlo todo, sin importarle qué sea.

Yo filtro más’, criticaba un joven gaditano. Sólo un bilbaíno aseguró no haberse bajado nada en sus tres ediciones: ‘Pero de este año no pasa. Me descargaré algo.

Lo que sea. Aún no lo he pensado’. .

Fuente: Diario Las Provincias

[tags]Derechos de Autor, Campus Party[/tags]