La Campus Party recibió más de 10.000 ataques cibernéticos diarios


Imagen

La Campus Party recibe cada día entre diez mil y trece mil ataques cibernéticos, aunque "sólo el uno por ciento podría llegar a tener éxito", según ha explicado el responsable de seguridad informática de esta edición, Polkan García, quien también ha precisado que el origen de la inmensa mayoría es China.

Agencias - "Tenemos máquinas en China que están constantemente utilizando herramientas para escanear direcciones de IP y probando una por una, buscando ordenadores vulnerables. La Campus es fácilmente reconocible en Internet y para ellos somos atractivos", ha reconocido García en una entrevista concedida a Efe.

En este uno por ciento de casos con peligro, el protocolo a seguir consiste en dar asistencia al participante de la Campus que pueda ser objeto del ataque a través de su ordenador y advertirle para que actualice alguno de sus programas e incrementar así su seguridad.

"Nosotros vemos esos ataques, somos conscientes, e incluso en algunos casos tenemos identificado el origen y bloqueamos su acceso", ha destacado García.

Además cada una de las 109 hileras en las que están situados los 6.000 participantes de esta edición "pertenece a un segmento distinto, por lo que si alguien mete virus o 'spyware' el número de afectados es menor y el foco se identifica más pronto".

El trabajo del responsable de seguridad en esta cita se basa en garantizar "la protección, la disponibilidad y la idoneidad de los datos que procesan" los "campuseros", para lo cual existe un equipo de personas pendiente del ordenador central para evitar cualquier comportamiento inadecuado.

Entre estos contenidos no idóneos están la pedofilia y la pornografía infantil, y, de hecho, en la edición del año 2006, la Policía Nacional investigó el origen de una carpeta de archivos con un vídeo de contenido pederasta incluido que circuló durante la Campus.

También hacen saltar las alarmas otros archivos y programas que pueden ser peligrosos para la seguridad de otros usuarios, como "las herramientas de software que permiten escanear puentes".

Hasta el viernes habían sido expulsadas de las instalaciones "tres o cuatro personas" por hechos de este tipo, aunque "en otros años hubo muchísimos más".

"Tenemos en la sala de control cuatro servidores que monitorizan todo el tráfico", ha recalcado el encargado de seguridad de la Campus, que también ha incidido en que no todas las alarmas son reales, ya que son muchos los que tienen instalados en sus computadoras programas "peligrosos" sin saberlo.

Sin embargo no se persiguen las descargas ilegales de música o películas por Internet, lo que García ha justificado porque debido al tamaño actual de la red "existe una gama enorme de herramientas" que las hacen posibles: "Podríamos controlar un tipo, dos tipos, tres tipos... Pero las posibilidades son tantas que tendríamos que censurar todo Internet".

Polkan García ha dirigido las ediciones celebradas en Colombia y Brasil, en donde ha admitido que esta cita fue "más Campus y menos 'Party'" que en Valencia, aunque lo ha achacado a que en Sudamérica "ya se ha comenzado así", en referencia al mayor peso adquirido por los cursos y los talleres organizados.

Otra de las diferencias detectadas por García es que en Sudamérica "a partir de las nueve o las diez de la noche la gente se iba", mientras en Valencia los "campuseros" aguantan hasta bien entrada la madrugada.

"Allí se nos cayó el servidor unos minutos y no pasó nada. Aquí por ahora no nos ha ocurrido, pero sé que si se diera tendría inmediatamente a gente quejándose, ya que exigen el servicio por el que pagaron", ha subrayado Polkan García.

[tags]Ataques Cibernéticos, Campus Party[/tags]