España necesitará 30.000 ingenieros de telecomunicaciones en cinco años


telcos

España necesitará 30.000 ingenieros de telecomunicaciones en cinco años, y el actual ritmo de salida de profesionales de las 42 escuelas universitarias no cubrirá la demanda, dijo hoy el decano del Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos de Telecomunicación, Ferran Amago.

El decano de este colegio presentó hoy el Libro Blanco de Perfiles Profesionales para Ingeniería de Grado en Telecomunicaciones y animó a los jóvenes a optar a los estudios de esta ingeniería que padece España y Europa, en general, de una gran necesidad de titulados.

Afirmó que la bolsa de trabajo de su colegio esta completamente vacía de currículos profesionales, mientras siguen llegando ofertas de las empresas, y realizó también un llamamiento a los empleadores para incrementar las remuneraciones del sector.

Amago señaló la necesidad de profesionales en el sector de Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), tanto de informática como de telecomunicaciones y de las iniciativas de las que se empiezan a hablar en Europa de traer profesionales de países como la India o China.

En este libro blanco que ha sido realizado con el consenso de las escuelas del sector, se plantea el futuro de la Ingeniería de Grado en Telecomunicaciones que unificará los estudios técnicos y de ingenieros del sector, de acuerdo con los criterios europeos, para los próximos años.

Se trata, explicó el decano, de que haya cuatro años de estudios de ingeniería de telecomunicaciones y luego cuatro tipos de máster para adquirir la especialidad tecnológica como ingeniero en sistemas de Telecomunicación: en electrónica de comunicaciones, audiovisual e ingeniero en Sistemas de Telecomunicación e ingeniero telemático.

Tras estos estudios estaría el doctorado para optar a la docencia y a la investigación.

La unificación de ingenieros técnicos e ingenieros plantea la unión de los dos colegios profesionales y el decano de los técnicos dijo hoy que ya hay conversaciones para este proceso que quieren que termine en cuatro años, antes del proceso electoral de los colegios.