Fin de la polémica: el mono es el verdadero dueño de la selfie


selfie-monoi-wikipedia

Después de meses de polémica para saber a quién demonios le pertenecen los derechos de las selfies que algunos animales se han tomado, la oficina de derechos de autor de Estados Unidos declaró que este tipo de imágenes no están sujetas a leyes de copyright.

El último caso de polémica por selfies animales fue el protagonizado por el fotógrafo David Slater y un juguetón mono que se tomó un autorretrato con su cámara, mismo que causó varios conflictos con Wikimedia, la entidad encargada del material audiovisual de la enciclopedia Wikipedia, por su uso en algunos de sus artículos.

Ahora, a pesar de los alegatos de Slater, la oficina de copyright de EE.UU. ya no dará marcha atrás en su decisión, otorgando, virtualmente, la autoría de los selfies animales a nuestros peludos amigos.

En el borrador redactado por la oficina encargada de proteger los trabajos de los autores estadounidenses se dicta que "los trabajos producidos por la naturaleza, animales, plantas  o los supuestamente creados por seres sobrenaturales o divinos (esta última parte es cierta)" no pueden estar sujetos a leyes de derechos de autor, lo que las convierte en dominio público. En otras palabras, si a Dios se le ocurre hacerse un selfie, ésta podrá ser usada por todos sin temor a recibir una demanda legal divina.

Sin embargo, debido a lo vago de este borrador, la oficina gubernamental ofrece una lista de ejemplos en donde se incluyen las selfies tomadas por todo tipo de monos o material producido por algún animal entrenado o sin entrenar.

El borrador completo viene en un archivo PDF de unas 1.200 páginas redactado en inglés. Puedes consultarlo a través de este enlace.

No obstante, el caso de los monos que se toman fotos es uno de tantos que habitan en un área gris ajena a las leyes de copyright, así que es probable que el borrador de esta oficina estadounidense no sea suficiente para cubrir todos y cada uno de los casos que, seguro, surgirán en el futuro.