«flOw»… el videojuego de moda


flowUn videojuego engañosamente simple denominado «flOw» (flujo), en el que los jugadores controlan la alimentación y evolución de un organismo acuático, está sacudiendo un mercado que mueve 30.000 millones de dólares y que es más conocido por las balas y la sangre de ficción.

El juego no aborda las típicas actividades llenas de testosterona de matar, correr a alta velocidad o hacer explotar cosas. Inspirado en la Teoría del Flujo del profesor de psicología Mihaly Csikszentmihalyi, que dice que las personas son felices y se realizan cuando están inmersas en lo que hacen.

«flOw» es totalmente zen.

Para muchos fabricantes de juegos, el proyecto señala un modo de avanzar en el negocio, que era un bastión de inadaptados y radicales y está evolucionando con el riesgo de convertirse en un clon de Hollywood, con segundas partes y títulos que suponen unos 20 millones de dólares de inversión.

Ahora los desarrolladores hablan de gastar 500.000 dólares o menos para producir éxitos rápidos que estén a medio camino entre los adictivos juegos de puzzle como el «Solitaire» (Solitario) o el «Tetris» y producciones de gran repercusión como «Grand Theft Auto» o «World of Warcraft.»

Los asistentes a la reciente Conferencia de Desarrolladores de Juegos en San Francisco dijeron que «flOw» podría ser el primer éxito descargable de la red online de Sony para su PlayStation 3 y que es la hora de que los programadores asuman riesgos.

«Fracasa rápido y a menudo. Sé un rebelde,» dijo Vander Caballero, director de diseño del estudio de Electronic Arts en Montreal.

Caballero, que está encargado de la innovación en el estudio, instó a los desarrolladores, incluyendo aquellos que trabajan en las grandes empresas, a pensar de nuevo el proceso de creación del juego y dejar fluir sus ideas sin preocuparse por los gráficos u otros temas técnicos.

Xinghan «Jenova» Chen, el creador de «flOw» es un ejemplo de esto. El desarrollador de 25 años creó otro juego denominado «Cloud» que no fue un éxito comercial, pese a ganar premios entre los creadores.

Ahora dirige una compañía independiente en las oficinas de Sony en Los Angeles.