France Telecom España critica el ‘exceso’ de regulación en la telefonía móvil


El consejero delegado de France Telecom España, Belarmino García, denunció hoy ante la Comisión de la Sociedad de la Información del Senado la existencia de una ‘clara tendencia a intervenir y regular en exceso’ el mercado de la telefonía móvil.

Durante su comparecencia, opinó que los ‘fallos’ de este mercado deberían de ser corregidos por las normas de competencia, ‘como en cualquier mercado competitivo’.

El responsable de France Telecom España, operador que ofrece servicios de telefonía fija y móvil e Internet, consideró que la actual situación de mercado ‘justificaría evitar la tentación de un exceso de regulación’.

Sin embargo, añadió, ‘observamos desde épocas recientes una clara tendencia a intervenir y regular en exceso este mercado’.

Belarmino García insistió en el alto grado de desarrollo de la telefonía móvil en España, con un nivel de penetración superior al cien por cien de la población, y destacó la bajada de las tarifas en los últimos años, y el aumento de la competencia con la llegada del cuarto operador, Yoigo, y de los móviles virtuales (compañías sin red propia).

Precisamente, entre los últimos cambios normativos introducidos en el sector, resaltó la obligación que tienen ahora los operadores a abrir sus redes para dar entrada a las compañías virtuales.

Además, recordó las ‘intervenciones agresivas’ de los precios de interconexión, la propuesta de regulación del ‘roaming’ (itinerancia) por parte de la Comisión Europea (CE), y la ‘imposición’ de esquemas tarifarios ‘rígidos’.

Frente a todo ello, Belarmino García aseguró que el mercado de la telefonía fija cuenta con una situación ‘bien distinta’, a pesar de que Telefónica disfruta de uno de los porcentajes de participación ‘más elevados’ entre los antiguos monopolios europeos.

En el negocio de la banda ancha, abogó por el mantenimiento de las obligaciones a Telefónica en las redes de nueva generación, ‘al menos en las mismas condiciones de calidad y precio’ para ‘no poner en riesgo las inversiones de los operadores alternativos en el bucle’ (último tramo de la línea telefónica que llega al abonado).

El consejero delegado de France Telecom España también subrayó que las operadoras de telecomunicaciones ‘sufren en España en los últimos años una presión fiscal singularmente agravada’, con un aumento del 409 por ciento en el periodo 2000-2006, aseguró.

En este sentido, señaló que la presión fiscal puede verse agravada ‘aún más si cabe’ por las pretensiones recaudatorias de algunos entes territoriales en relación a la ocupación del dominio publico local, así como por la ‘imposición’ del canon digital, que puede acarrear ‘sobrecostes desproporcionados’.

En su comparecencia ante la Comisión de la Sociedad de la Información del Senado, Belarmino García también criticó la existencia de ‘muchas barreras y obstáculos’ para el despliegue de infraestructuras por parte de los operadores de telecomunicaciones.

‘Son demasiados los obstáculos que se derivan de la ignorancia y la creencia en leyendas negras infundadas’, aseguró García, quien añadió que ‘sólo mediante un apoyo institucional inequívoco y decido lograremos que el mercado entienda que existe todo un marco normativo que protege al consumidor’.

Abogó por acometer iniciativas que mejoren la coordinación entre las diferentes administraciones públicas y favorezcan el despliegue de ‘infraestructuras sólidas y con capacidad de asumir el reto tecnológico’.

Sobre los precios de la telefonía móvil, mercado en el que France Telecom opera a través de Orange, aseguró que ‘las tarifas en relación a costes se encuentran en la media europea’.

Según dijo, hay que tener en cuenta que los operadores móviles españoles invierten unos 1.500 millones de euros al año para la subvención de terminales a sus usuarios, una ventaja que las compañías no ofrecen en otros países, comentó.

Además, subrayó que la movilidad de la población hacia la costa obliga a las operadoras presentes en España a contar con una capacidad de red excedentaria que sólo funciona a pleno rendimiento en momentos puntuales, como los periodos vacacionales y los fines de semana, lo que representa un coste adicional en comparación con otros mercados.