Furgofritanga: La furgoneta del futuro


1

Un artesano español lleva repostando su Citroën C-15 el aceite de freir que sobra a sus vecinos.

Francisco Villaverde, un vecino de El Castañal (Bimenes), es el inventor de la furgofritanga. Todo empezó con la guerra de Irak, cuando empezó a estudiar como empezar a prescindir de las petroleras. Villaverde, empezó mezclando aceite filtrado por un filtro microporoso artesanal junto con gasóleo a un 15%. Para poder utilizar el aceite, cambio la bomba de alimentación, y paso a 170 (antes 150) la presión en los inyectores.

Poco a poco fue aumentando la dósis para comprar el grado de tolerancia, hasta el año pasado (ya hace de eso 10.000 kilómetros), que la furgoneta dejó de repostar en gasolineras. La C-15 funciona perfectamente, sin ningún error, aunque según comenta Villaverde, sólo que cuando para en cualquier sitio la gente le comenta que huele a freiduría de churros. Ya ha pasado dos veces la ITV y tampoco le han dado ningún incoveniente.

Además no tiene problemas de abastecimiento. Para su uso no necesita nada más que el aceite que les sobre a sus vecinos y restaurantes de la zona. Innovación al poder, aunque países como Brasil hace varios meses que sus habitantes se dedican a realizar prácticas similares.