Gilberto Gil afirma que la música debería ser libre «como Linux»


El cantante y ministro de Cultura brasileño Gilberto Gil opinó hoy en Milán que «la cultura y especialmente la música debería ser libre y compartible como el software Linux».

A los 65 años, el músico decidió emprender una batalla personal para reformar el derecho de autor (copyright) y sostiene que «es imposible pensar en defender lo existente, es mejor buscar nuevos modelos de derechos de reproducción que permita remunerar a los artistas sin cargar excesivamente sobre el público».

En cada show de su gira «Banda Ancha» una voz por altoparlante recomienda a los espectadores filmar y fotografiar el espectáculo y descargarlo en el portal de Gilberto Gil.

El cantante brasileño tiene un modelo para su idea de copyright que sea compatible con los derechos de los artistas y de las empresas discográficas: el Linux, «un software libre y abierto que nadie paga para tener, pero que todos contribuyen a mejorar».

Las nuevas tecnologías, «necesarias para el cambio y el progreso», están presentes en el video del tema «Banda ancha», que fue grabado en su casa con un teléfono celular, bajo supervisión de la cineasta Andrucha Waddington, y que fue difundido por Internet.

En su cocina, el ministro de la «contracultura» -como lo define el diario The Guardian- canta sobre las ventajas de las nuevas tecnologías, de Internet y de YouTube.

Para Gil se trata de un verdadero manifiesto de la cultura digital y de la información democrática porque -sostiene- así como «antes precisábamos los trenes y las autopistas, hoy todos precisamos la banda ancha».