GMR insta a Youtube a retirar videos de más de 20.000 canciones


Google renuncia a nuevas aventuras y apuesta por YouTube como competidor a Spotify

Videos de artistas como  Pharrell Williams, John Lenon, The Eagles, Chris Cornell podrían verse afectados por la demanda.

 

El magnate de la música, Irving Azoff, propietario de la compañía ha exigido a YouTube la eliminación de un número indeterminado de videos en los que aparecen canciones compuestas por sus representados. Su compañía Global Music Rights, creada en el 2013, ha ido acumulando representaciones de compositores para el entorno digital y ahora está exigiendo a YouTube y otros servicios similares la retirada de esas canciones.

Según explica el abogado de la compañía Google no cuenta con una licencia de GMR para mostrar esas videos.

Por el momento YouTube no tiene intención de retirar esos videos ya que alega contar con una licencia multianual que comprende a muchos de los artistas y compositores representados por GMR.

Parece que el acuerdo de Google sería con la Broadcast Music Inc. y la Sociedad Americana de Compositores, Autores y Editores, entidades de gestión de derechos de autor que luego reparten las cantidades entre los artistas.

GMR no considera valido el acuerdo ya que afirma que son los únicos con capacidad legal para representar en el entorno digital a estos artistas y compositores.

Un follon de licencias

La demanda vuelve de nuevo a plantear la necesidad de esclarecer el complejo mundo de los derechos musicales en el que un sinfín de compañías y asociaciones representan a las distintas partes (discográficas, autores, compositores, interpretes...) e incluso medios sectoriales de difusión, es decir TV, Radio y ahora Internet, sin contar con las distintas exclusivas internacionales, regionales o locales que cuentan algunas entidades de gestión.

Este entramado complica tremendamente la emisión o difusión de obras musicales y ha sido motivo por el que en más de una ocasión organismos internacionales, como la UE, reclamará una "licencia global" a la que podrían acogerse los servicios de música o video online.