Google lista para la gran batalla final con Apple


image

El presidente ejecutivo de Google Eric Schmidt prevé que más de 1.000 millones de dispositivos móviles en todo el mundo funcionen con su software Android en un año, intensificando una batalla con Apple que denominó "la lucha definitiva" de la industria.

Es un panorama totalmente nuevo y que nadie podía habérselo imaginado. Una veterana Apple que “renació” en el 2000 y la joven Google luchando por liderar el mundo tecnológico sin que los antiguos gigantes: Microsoft, IBM y Nokia tengan en este combate ningún papel destacado.

Google esta por las nubes. En la actualidad, Android domina el mercado de los smartphones con un porcentaje de 4 a 1 frente a Apple. Pero, el mercado sigue sin reconocer esa victoria, depositando en Apple el liderazgo tecnológico.

Google y Apple fueron en el pasado estrechos colaboradores, y Schmidt formó parte del consejo de administración de Apple durante parte de su periodo como consejero delegado de Google. Pero las relaciones entre ambas empresas se tenso cuando el Consejo de Administración de Apple se sintieron traicionados por Google al descubrir que estaban preparándose para entrar en el mercado móvil y competir directamente con el iPhone.

Fue en ese momento, cuando se “invito” a Schmidt a abandonar el Consejo y Jobs prometió que gastaría todo el dinero de la empresa a hundir Android.

"No he visto (...) una lucha competitiva a esta escala", dijo durante una entrevista en el blog de tecnología AllThingsDigital.

Pero añadió que las dos compañías "siempre están en comunicación entre sí"

Conforme se ha calentado la competencia entre ambas empresas, Apple ha cortado su dependencia de los productos de Google, retirando YouTube de la sección de aplicaciones ya cargadas en su nuevo iPhone y sustituyendo el software de mapas de Google en el iPhone por uno propio.

Una decisión,  que muchos consideraron demasiado apresurada al no contar Apple con una tecnología tan potente como la desarrollada por Google durante años.

"Lo que Apple ha aprendido es que los mapas son muy difíciles", dijo Schmidt. "Hemos invertido cientos de millones de dólares en trabajo de satélite, trabajo aéreo, trabajo de conducción para que los mapas sean precisos".

La “derrota” de Apple ha sido una victoria para Google, pero no la definitiva.

Google sabe que aún le queda por adelante un largo camino para hacer de Android no solo el sistema operativo más usado sino también aquel que se distinga por sus características propias (como el iOS o el Windows Phone) y no por haber clonado el interfaz de otro fabricante.