Google se convierte en el detective privado gratis para millones de personas en todo el mundo


Un elevado porcentaje de las consultas mensuales que recibe Google en Estados Unidos responde a una curiosa y peligrosa moda: obtener datos sobre la vida privada, el trabajo y los gustos de otras personas.

(EFE).- Según el experto en privacidad de datos en Internet y director de GlobalPOV, David Holtzman, este fenómeno "comenzó hace unos dos años en EEUU, pero posteriormente se ha ido trasladando a otros países".

En EEUU, el país con más internautas del mundo -195 millones-, este nuevo deporte nacional, conocido popularmente como googling, ha calado de tal manera en el tejido social que hasta los anuncios televisivos instan a los televidentes a googlear para saber más.

Sin embargo, no sólo el amor tiene cabida en el mundo de Google: también hay padres que googlean a sus futuros yernos, empleados que quieren saber más de sus jefes y, por supuesto, jefes que desean saber de las costumbres de sus subordinados.

Lo que originalmente era un campo limitado a las personas famosas y las grandes estrellas de cine se ha convertido en la pesadilla de miles de personas anónimas que ven cómo su vida privada pasa de un ordenador a otro con la rapidez de un clic.

Durante los últimos años, el uso de Internet se ha extendido tanto por el tejido social estadounidense que en la actualidad es sencillo encontrar en la red todo tipo de datos personales, que van desde las aficiones hasta el número de cuenta bancaria o la fortuna personal del googleado.

El experto aseguró que "la mayor parte de la gente no sabe que sus datos privados aparecen en internet. Además aquí se nos plantea un problema, y es saber si los datos que aparecen en internet son verdaderos o no".

En EEUU es frecuente que la prensa centre la atención en altos ejecutivos y empresarios, y el año pasado le tocó al presidente ejecutivo de Google, Eric Schmidt, utilizado por la página News.com como ejemplo para explicar lo fácil que es encontrar información personal en el buscador.

Al directivo de Google no le debió hacer ninguna gracia ver cómo salía publicada su fortuna personal, pero como afirmó Holtzman, "la gente se tendrá que acostumbrar a la idea de que otras personas puedan conocer más sobre su vida de lo que a ellos les gustaría".

Entre la comunidad de usuarios de internet es bien conocido que "lo que no aparece en Google, no existe", por lo que la red de redes genera un enorme volumen de información que hace fracasar todos los mecanismos de control para asegurar la privacidad de los datos