Integrantes de LulzSec se declaran culpables de ataques a sitios de la CIA y Sony


LulzSec

Cuatro británicos se declararon hoy culpables ante un tribunal de Londres de atacar las páginas web de instituciones como la CIA estadounidense, el Servicio Nacional de Salud (NHS) británico o Sony, entre otros sitios de internet.

Los acusados prestaron declaración ante la corte de Southwark, al sur de la capital británica, donde Mustafa Al Bassam, de 18 años; Jake Davis, de 20, y Ryan Clearly, de 21, afirmaron pertenecer al grupo internacional de "hackers" LulzSec (Lulz Security).

Entre sus objetivos estuvieron el sitio web de la Agencia Nacional de Inteligencia de Estados Unidos (CIA) y la Agencia Británica contra el Crimen Organizado (SOCA), además de, en el caso de Clearly, perpetrar una incursión en los ordenadores del Pentágono estadounidense que controlan la Fuerza Aérea.

En una audiencia posterior, Ryan Ackroyd, de 26 años, admitió estar detrás de los ataques a la web del NHS, la corporación Sony y el grupo mediático News International, propiedad del magnate Robert Murdoch.

Sus actividades delictivas, recogidas dentro del Código Penal británico, incluyeron el acceso ilegal a Nintendo y a la Policía de Arizona (EEUU) entre febrero y septiembre de 2011.

El fiscal del caso expuso en el juicio que Ackroyd fue reclutado por LulzSec por su condición de experto "hacker" y que vulneró los sistemas de seguridad de esas páginas utilizando el perfil de una adolescente de 16 años.

La sentencia para Ackroyd llegará el 14 de mayo, mientras que para el resto de acusados aún no se ha determinado una fecha concreta.

Todos ellos estaban especializados en los ataques de "denegación de servicio" (DDoS), que colapsa el servidor de las páginas atacadas haciéndolas inaccesibles temporalmente. Para conseguirlo, utilizaron un programa informático remoto, conocido como "botnet", que podía activarse con antelación.

El grupo colaboró activamente con campañas promovidas por Anonymous y en un primer momento se creyó que eran una de las espinas dorsales de este grupo. Las disensiones internas en el propio grupo como también su oposición a algunas campañas promovidas por otros grupos afiliados a Anonymous provocó su ruptura con esa organización.

El grupo se disolvió tras publicarse distintas conversaciones entre sus integrantes y la detención de un hacker en Puerto Rico que se proclamó líder de LulzSec y que ayudó a la identificación del resto de sus miembros.