La ciberguerra, una estrategía cada vez más usada por los gobiernos en sus conflictos


Sitios web georgianos han sido atacados por grupos de hackers rusos, provocando su «repliegue» a servidores de fuera de la república caucásica. La situación parece reproducir el desarrollo de los hechos de armas.

Guillem Alsina ([email protected]) – El conflicto militar abierto entre Georgia y Rusia por el control de las regiones de Usetia y Abjazia tiene su contrapartida en Internet, con ataques a los sitios web vinculados con uno u otro país por grupos de hackers, ya sea que operen de forma independiente e incontrolada, o bien organizados desde sus respectivos gobiernos.

Según publica Ars Technica, ya a finales de Julio se dieron ataques contra el sitio web del presidente de la República de Georgia que investigadores norteamericanos no han visto cómo la antesala de un ataque mayor, aunque fuentes oficiales georgianas así lo han considerado. Durante las primeras horas del conflicto armado, fue vuelta a atacar y trasladada a un servidor norteamericano situado en la ciudad sureña de Atlanta, aunque los ataques han continuado.

Los ciberataques se han realizado en paralelo a las operaciones militares, hasta el punto en que Rusia ha conseguido echar abajo sitios oficiales del gobierno georgiano, que se ha visto obligado a migrar sus páginas hacia servidores norteamericanos, país que apoya políticamente a Georgia. Uno de los servicios utilizados para mantener activas las páginas georgianas ha sido Blogger, de Google.

Si con Google Maps realizamos una vista de la región, nos damos cuenta que en Georgia -así cómo en las vecinas repúblicas de Armenia y Azerbaiyán- no vemos ninguna carretera ni ciudad señalada, algo que sí podemos ver en territorio ruso o turco, pero que otra vez volvemos a perder en Irán, Iraq y Afganistán. ¿Casualidad, imposibilidad técnica o imposiciones de algún gobierno? Aunque muchos lo han aducido a las presiones provocadas por el conflicto, lo cierto es que las limitaciones técnicas o una situación anterior al conflicto militar tienen muchas posibilidades de ser el motivo de estas ausencias.

Ciberconflictos, la guerra del futuro

Obviamente, no sólo el presente conflicto armado extiende sus tentáculos a la Red de redes, sino que en el pasado otras guerras han tenido su parte cibernética e incluso puede considerarse que ha habido guerras «incruentas» en las que su único campo de batalla han sido los cables de comunicaciones que unen a las computadoras.

El ejemplo más cercano en el tiempo de este último caso sea tal vez la guerra no declarada entre hackers estonios y rusos por los incidentes cuyo detonante fue la intención del gobierno de Tallin de retirar una estatua que honraba a los soldados soviéticos que «liberaron» Estonia del yugo nazi. Los ciberataques entre ambos bandos desembocaron en una acusación explícita por parte del gobierno de la pequeña república báltica de que era el ejecutivo del Kremlin el que estaba detrás de todas las acciones de ataque cibernético.

Otro exponente de guerra que solamente se ha dado en el terreno informático fue la que enfrentó a hackers de la República Popular China y de los Estados Unidos de América cómo resultado de un incidente aéreo que tuvo lugar sobre la isla china de Hainan, cuando un avión supuestamente espía de los Estados Unidos fue obligado a aterrizar en una base aérea china en 2002. La escalada de «ciberviolencia» afectó a varios sitios web de ambos países.

La guerra entre los Estados Unidos e Iraq también tuvo su extensión a la Red, con los estadounidenses intentando cegar los sistemas electrónicos de comunicaciones y detección iraquies, así cómo todas las páginas y sitios web desde los que podían realizar una campaña propagandística contra la ocupación de su país. Posteriormente, la llamada «guerra contra el terrorismo» tiene también su extensión virtual con el uso de Internet por parte de Al Qaeda para reclutar nuevos miembros y facilitar la comunicación de sus células terroristas, y por parte de los norteamericanos y los cuerpos policiales de los países de occidente para detectar sus actividades.

En resumen, cada vez más los diversos conflictos dejan su huella en la Red de redes, por suerte un terreno donde las únicas víctimas son los bits y bytes y no personas con vidas y familias. Desde estas líneas solamente nos queda desear que la resolución de este conflicto sea rápida y que no se lleve más vidas por delante.

[tags]Ciberguerra[/tags]