La UAB participa en la 1ª fase del proyecto europeo LHC, que estudia los orígenes de la materia


materiaLos primeros datos del nuevo acelerador de partículas empezarán a llegar al Puerto de Información Científica, en la UAB, el 23 de agosto.

El Puerto de Información Científica (PIC), centro tecnológico situado en el campus de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), iniciará el próximo jueves, 23 de agosto, la primera fase del proyecto europeo Large Hadron Collider (LHC), el acelerador de partículas más grande del mundo, que tiene por objetivo reproducir condiciones similares a las que se produjeron en el Big Bang para estudiar los orígenes de la materia. El PIC, junto con otros centros de computación repartidos por todo el mundo, comenzará a recibir datos de rayos cósmicos captados por el ATLAS, uno de los cuatro detectores que se utilizarán en el proyecto. Estos datos se utilizarán para poner a prueba el sistema antes de que el acelerador se ponga en marcha en abril del 2008.

El proyecto LHC se desarrollará en el Laboratorio Europeo para la Física de Partículas (CERN), y consiste en un gran acelerador de partículas situado en un túnel subterráneo de 27 kilómetros de longitud que cruza la frontera entre Francia y Suiza. Dentro del túnel, haces de protones serán acelerados a velocidades cercanas a la de la luz y se harán colisionar. Esto permitirá reproducir condiciones de densidad de energía muy grandes, cercanas a las de los instantes iniciales del universo, el Big Bang.

De esta manera, se podrá estudiar el origen de la materia, poniendo a prueba el Modelo Estándar de la física de partículas, es decir, la teoría vigente que explica el comportamiento de las partículas elementales y que requiere ser puesta a prueba para comprobar su validez.

La aceleración y la colisión de partículas a alta energía genera una información enorme que es detectada por cuatro aparatos. Los detectores envían esta información a una serie de centros de computación repartidos por Europa, Asia y América que almacenan y procesan los datos. Uno de estos centros es el PIC, centro tecnológico participado por la UAB, el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT), la Generalitat de Catalunya y el ‘Instituto de Física de Altas Energías (IFAE).

Entre el 23 de agosto y el 3 de septiembre se empezará a probar el funcionamiento del sistema haciendo que uno de los cuatro detectores, llamado ATLAS, detecte datos provenientes de rayos cósmicos y los transmita a varios centros de computación, el PIC entre ellos. Será, pues, el primer ejercicio con datos del LHC que se envían en tiempo real a centros fuera del CERN.

Se espera que, durante estos días, se podrá almacenar diez millones de acontecimientos (colisiones de partículas). Esta información será utilizada para poner a prueba los sistemas de detección, adquisición y distribución de los datos. Una vez analizados, los datos serán utilizados para refinar los parámetros de calibración del detector antes de que este empìece a trabajar, en 2008, con los datos provenientes de los experimentos de aceleración y colisión de partículas.

El flujo de datos del detector ATLAS será aproximadamente de 320MByte/s. La información será almacenada en un primer momento en el centro de computación Tier-0, situado en el CERN, para pasar un filtro, y después se distribuirá a los otros centros.